La llamada poesía social italiana. Rapisardi.

Comparar el artículo muy interesante de Nunzio Vaccalluzzo, La poesía di Mario Rapisardi, en la “Nuova Antología” del 16 de febrero de 1930. A Rapisardi se lo hizo pasar por materialista y aún por materialista histórico. ¿Es verdad esto? ¿O fue, por sobretodo, un “místico” del naturalismo y del panteísmo? Estuvo, sin embargo, ligado al pueblo, especialmente al pueblo siciliano, a las miserias del campesino siciliano, etc.

El artículo de Vaccalluzzo, por las indicaciones que da, puede servir también para iniciar un estudio sobre Rapisardi, etc. Interesa especialmente la colección Giustizia que según dice Vaccalluzzo, la había contado como poeta proletario (!), “con más vehemencia de palabras que de sentimiento”, pero esta Giustizia es precisamente poesía de democrático-campesino, según mis recuerdos.

Piedigrotta.

En un artículo en “Lavoro” (8 de setiembre de 1929), Adriano Tilgher escribe que la poesía dialectal napolitana y por consiguiente, en gran parte, el éxito de las canciones de Piedigrotta están en una seria crisis. Se habrían secado sus dos grandes fuentes: el realismo y cl sentimentalismo. “El cambio de sentimientos y gustos ha sido tan rápido y trastornante, tan vertiginoso y súbito y todavía tan lejos de haber cristalizado en algo estable y duradero, que los poetas dialectales que se aventuran sobre aquellas arenas movedizas para intentar llevarlas a la dureza y a la claridad de la forma son condenados a desaparecer dentro sin remedio.”

La crisis de Piedigrotta es verdaderamente un signo de los tiempos. Las teorizaciones de Strapaese han matado a Strapaese (en realidad se deseaba fijar un figurín tendencioso de Strapaese bastante enmohecido y necio). Y por otra parte la época moderna no es expansiva, es represiva, No se ríe más de corazón: se sonríe malignamente y se hace una argucia mecánica tipo Campanile. La fuente de Piedigrotta no se ha secado, ha sido secada por que se convirtió en “oficial” y los cantores se han transformado en funcionarios (ver a Libero Bovio y comparar el apólogo francés del funcionario cornudo).

Literatura italiana.

La contribución de los burócratas. Artículo de Orazio Pedrazzi en la “Italia Letteraria” del 4 de agosto de 1929: Le tradizioni antilitterarie della burocracia italiana. Pedrazzi no hace algunas distinciones necesarias. No es verdad que la burocracia italiana sea tan “antiliteraria” como sostiene Pedrazzi, mientras es verdad que la burocracia (y se quiere decir la alta burocracia) no escribe de su propia actividad. * Las dos cosas son diferentes. Creo más bien que hay una manía literaria propia de la burocracia, pero en cuanto a “escribir bello”, “al arte”, etc. Quizás se podría encontrar que la gran masa de la pacotilla literaria es debida a burócratas. En cambio, es verdad que no existe en Italia (como en Francia y otros lugares) un literatura debida a los funcionarios estatales (militares y civiles) de valor y que considere la actividad desarrollada en el exterior por el personal diplomático, en el frente por los oficiales, etc. La que existe es, por lo demás, “apologética”. “En Francia, en Inglaterra, generales y almirantes escriben para su pueblo, entre nosotros escriben sólo para sus superiores.” Es decir, que la burocracia no tiene un carácter nacional, sino de casta.

* En la “Nuova Antologia” del 16 de setiembre de 1929, en la pág. 267, se dice, que el libro Nazioni e minoranze etniche (Zanichelli, 2 vol.) ha sido escrito; “por un joven gentilhombre romano, que no deseando confundir sus estudios jurídicos e históricos con sus funciones diplomáticas, ha adoptado el nombre un poco arcaico de Luca dei Sabelli”.

www.gramsci.org.ar