Consenso de las naciones o de los “espíritus selectos”.

¿Qué debe interesar más a un artista con relación a su obra? ¿ el consenso de la “nación” o el de los “espíritus selectos”? ¿ Pero puede haber separación entre “espíritus selectos” y “nación”? El hecho de que el problema haya sido planteado en estos términos y continúe siéndolo, muestra por sí mismo una situación históricamente determinada de separación entre los intelectuales y la nación.

¿Y quiénes son los “espíritus” considerados “selectos”? Cada escritor o artista tiene sus “espíritus selectos”, es decir, que en la realidad se manifiesta una disgregación de los intelectuales en corrillos y sectas de “espíritus selectos”, disgregación que depende justamente de la falta de adherencia a la nación-pueblo, del hecho de que el “contenido” sentimental del arte, el mundo cultural, está separado de las corrientes profundas de la vida popular-nacional, que permanece disgregada y sin expresión. Todo movimiento intelectual se convierte o vuelve a ser nacional si se ha verificado una “ida al pueblo”, una fase “Reforma” y no sólo una fase “Renacimiento” y si las fases “Reforma-Renacimiento” se suceden orgánicamente y no coinciden con fases históricas distintas (como en Italia, en la que entre el movimiento comunal [reforma] y el del Renacimiento, ha existido un hiato histórico desde el punto de vista de la participación popular en la vida pública).

Aunque se comience escribiendo “novelas de folletín” y versos de melodrama, sin un período de ida al pueblo, no puede darse un “Renacimiento” ni una literatura nacional.

www.gramsci.org.ar