Es preciso ver en la "ideología" * pirandelliana, cuanto de ella tiene el mismo origen que aquello que parece formar el núcleo de los escritos "teatrales" de Nicolás Evreinov.

* Sobre la concepción del mundo implícita en los dramas de Pirandello es necesario leer el prefacio de Benjamín Cremieux a la traducción francesa de Enrico IV (Editions de "N. R. F.").

Para Evreinov, la teatralidad no es solamente una determinada forma de actividad artística, que se expresa técnicamente en el teatro propiamente dicho. La teatralidad está en la vida misma, es una actitud propia del hombre, en cuanto el hombre tiende a creerse y hacerse creer diferente de lo que es. Es necesario estudiar bien estas teorías de Evreinov, pues me parece que indica un rasgo psicológico exacto, que debería ser examinado y profundizado. En este sentido existen muchas formas de "teatralidad": una es la tan comúnmente conocida, que aparece en forma caricaturesca y que se llama "histrionismo"; pero existen también otras formas que no son peyorativas, o lo son en menor escala, y algunas que son normales y hasta meritorias. En realidad, cada uno tiende, aunque sea a su modo, a crearse un carácter, a dominar ciertos impulsos e instintos, a adquirir ciertas formas "sociales" que van del snobismo a las conveniencias, la corrección, etc. Pero ¿qué significa "lo que se es realmente" y con respecto a quién se trata de aparecer "diferente"? Lo "que se es realmente" sería el conjunto de los impulsos e instintos animalescos y aquello que se trata de parecer es el "modelo" social, cultural, de una cierta época histórica que se trata de lograr. Me parece que lo "que se es realmente" está dado por la lucha por transformarse en aquello en que se quiere llegar a ser.

Como he observado en otro lugar, Pirandello es críticamente un "paisano" siciliano que ha adquirido ciertos caracteres nacionales y ciertos caracteres europeos, pero que siente en sí mismo estos tres elementos de civilización como yuxtapuestos y contradictorios. De esta experiencia deriva la actitud de observar las contradicciones en las personalidades de los demás y luego directamente de ver el drama de la vida como el drama de estas contradicciones.

Por otro lado, un elemento no sólo del teatro dialectal siciliano (Aria del continente), sino de todo teatro dialectal italiano y también de las novelas populares, es la descripción, la sátira y la caricatura del provinciano que quiere aparecer "transfigurado" en un carácter "nacional" o europeo-cosmopolita y no es más que un reflejo del hecho de no existir aún una unidad nacional cultural en el pueblo italiano, y de que el "provincialismo" y el particularismo estén radicados todavía en las costumbres y en los modos de pensar y actuar. Teniendo en cuenta, además, que no existe un "mecanismo" para elevar colectivamente la vida del nivel provincial al nacional europeo y que por ello, las "salidas" y raids individuales en este sentido, asumen formas caricaturescas, mezquinas, "teatrales", ridículas, etc.

www.gramsci.org.ar