Shaw y Gordon Craig.

Polémica entre los dos sobre el teatro. Shaw defiende sus muy extensas didascalias no como ayuda a la representación, sino a la lectura. Según Aldo Sorani (“Marzocco” del 1 de noviembre de 1931) estas didascalias de Shaw “son precisamente lo contrario de lo que Gordon Craig desea y exige como apto para revivir en escena la fantasía del autor dramático, para recrear la atmósfera en la cual ha surgido la obra de arte y se ha impuesto al mismo autor”.

www.gramsci.org.ar