El ciego Tiresia.

En 1918, en un artículo “Sotto la mole” * titulado El ciego Tiresia se publicó un esbozo de la interpretación dada en estas notas a la figura de Cavalcante. La nota publicada en 1918 se basaba en la noticia aparecida en los periódicos que, en un pueblecito de Italia, una muchachita quedó ciega luego de haber profetizado el fin de la guerra para el año 1918. El nexo es evidente. En la tradición literaria y en el folklore, el don de la previsión está siempre ligado a la enfermedad actual del profeta que, mientras ve el futuro, no ve el presente inmediato porque es ciego. (Esto tal vez se vincula a la preocupación por no turbar el orden natural do las cosas; por ello, como ocurre con Cassandra, no se cree a los profetas. Si fuesen creídas sus profecías no se verificarían, ya que los hombres, puestos sobre aviso, actuarían diferentemente y los hechos, entonces, se desarrollarían en forma distinta que las previsiones, etc.).

• “Sotto la mole” (Bajo la mole), título de la sección en la que Gramsci escribía sus artículos para la edición turinesa del “Avanti” (N. del E.) La “molo” designaba a la gran cúpula Antonelliana cuyo elevado pináculo sobrepasaba en altura, por aquella época, a todos los edificios de Turín (N. del T.)

www.gramsci.org.ar