Sentimientos religiosas e intelectuales del siglo XIX (hasta la guerra mundial). En 1921 el editor Bocca, de Turin recogió en tres gruesos volúmenes, con prefacio de D. Parodi, una serie de Confessioni e professioni di fede di ‘letterati, filosofi, uomini politici, etc., aparecidos anteriormente en la revista “Coenobium” [monasterio], publicada en Lugano por Bignami, como respuestas a un cuestionario sobre el sentimiento religioso y sus diversas relaciones. La colección puede ser interesante para quien desee estudiar las corrientes de opinión hacia fines del siglo pasado y principio del actual entre los intelectuales, especialmente “democráticos”, si bien sea defectuosa en muchos aspectos.

Un criterio metódico a tener presente al examinar la actitud de los intelectuales italianos hacia la religión (antes del Concordato [1929, Pactos de Letrán, papa Pío XI]) está dado por lo siguiente: en Italia las relaciones entre Estado e Iglesia eran mucho más complejas que en los otros países. Ser patriota significó ser anticlerical, aunque se fuese católico: sentir “nacionalmente” significaba desconfiar del Vaticano y de sus reivindicaciones territoriales y políticas. Recordar cómo el “Corriere della Sera”, en una elección parcial en Milán, antes de 1914, combatió la candidatura del marqués Cornaggia, temporalista, prefiriendo que fuese electo el candidato socialista.

www.gramsci.org.ar