BIBLIOGRAFÍA

Carácter nacional-popular negativo de la literatura italiana.

En 1892 el editor Hoepli publica un referendum sobre la literatura italiana recogido en un volumen: I migliori libri italiani consigliati da cento illustri contemporanei, que debe ser interesante ver para esta rúbrica, y establecer cuáles han sido las obras más apreciadas, por quién y por qué razones.

Para las cuestiones teóricas ver Croce, Conversazioni critiche, segunda serie, pp. 237 y ss.: I romanzi italiani del Settecento, basado en el libro de Giambattista Marchesi, Studi e ricerche intorno ai nostri romanzieri e romanzi del Settecento, con el agregado de una bibliografía de las novelas editadas en Italia en aquel siglo (Bergamo, Istituto italiano d’arti grafiche, 1903).

Edoardo Perino. Sobre la actividad editorial de Perino, que señaló una época en Roma (Perino imprimió literatura anticlerical ilustrada por entregas, comenzando con Beatriz Cenci de Guerrazzi), cfr. Il Memoriale die G. De Rossi que debe haber sido publicado en 1827 o 1828.

I poeti del popolo siciliano, de Filippo Fichera, Isola del Liri, Soc. Tip. A. Macioce y Pisani, 1929. Creo que en este volumen se pueden encontrar indicaciones para identificar la importancia en Sicilia de los “certámenes poéticos” o “contiendas” realizados en público como representaciones teatrales populares. ¿Qué carácter tienen? Parecen puramente religiosos según una crítica publicada en el “Marzocco” del 21 de julio de 1929.

Novelas de folletín. Ver en “Nouvelles Litraires” del mes de julio de 1931 y siguientes la reseña de los modernos escritores franceses de folletín. Les illustres inconnus de G. Charensol. Hasta ahora han aparecido breves bosquejos sobre Maurice Leblanc (autor de Arsenio Lupin), de Allain (autor d.e Fantomas) y otros cuatro o cinco (autor de Zigomar, etc.)

Oscar María Graf. Ha sido traducida al francés una novela de O. M. Graf, Nous sommes prisonniers... (edit. Gallimard, 1930) que parece ser interesante y significativa como intento literario de un obrero (panadero) alemán.

P. Ginisty, Eugène Sue (Grandes vies aventureuses), Paris, Berger, Levrault, 1932, in 16avo., pp. 228.

Tentativas francesas de literatura popular. Ha sido publicada una antología de escritores obreros americanos (Poémes d’ouvriers américains traducidos por N. Guterman y P. Morhange para las ediciones “Les Revues”, París, 1930), que ha tenido mucho éxito entre la crítica francesa como se puede ver por los extractos publicados en el prospecto editorial. En 1925, en las “Editions d’Aujourd’hui” ha sido publicada una Anthologie des écrivains ouvriers, recogida par Gastón Depresle eon prefacio de Barbusse (entre otros, escritos de Marguerite Andoux, Pierre Hanap, etc.)

La librería Valois ha publicado en 1930, de Henri Poulaile: Nouvel âge litraire, en cuyo prospecto editorial se indica los nombres de C. L. Philippe, Charles Péguy, G. Sorel, L. y M. Bonnef, Marcel Martinet, Charles Vildrac, etc. (no se sabe si se trata de una antología o de una colección de artículos críticos de Poulaille). Ver los intentos de Enrico Rocca, en el “Lavoro Fascista” de solicitar una colaboración literaria de obreros. Critica de estos intentos.

Novelas y poesías populares de Fernando Russo (en dialecto napolitano).

Ernesto Brunetto, Romanzi e romanzieri d’appendice, en el “Lavoro Fascista” del 19 de febrero de 1932.

Origen popular del superhombre. Sobre este tema ver la obra de Farinelli Il romanticismo nel mondo latino (3 vol., Bocca, Turín). En el volumen II, un capítulo donde se habla del motivo del hombre “fatal” y del “genio incomprendido”.

Wells. Confrontar el artículo de Laura Torretta, L’ultima fase di Wells, en la “Nueva Antologia” del 16 de julio de 1929. Interesante y lleno de elementos útiles para esta rúbrica. Wells deberá ser considerado como escritor que ha inventado un nuevo tipo de novelas de aventuras diferentes de las de Verne. Con Verne nos encontramos generalmente en el ámbito de lo verosímil, con una anticipación sobre el tiempo. En Wells el punto de partida general es inverosímil, mientras los elementos particulares son exactos científicamente, o al menos verosímiles. Wells es más imaginativo e ingenioso, Verne más popular. Pero Wells es también escritor popular en todo el resto de su producción. Es escritor “moralista”, y no sólo en el sentido normal, sino también en el peyorativo. Sin embargo, no puede ser popular en Italia y, en general, en los países latinos y en Alemania, pues está demasiado ligado a la mentalidad anglosajona.

www.gramsci.org.ar