Relevamientos estadísticos.

¿Cuántas novelas de folletín de autor italiano han publicado los periódicos más difundidos, como el “Romanzo Mensile”, la “Domenica del Corriere”, la “Tribuna Illustrata”, el “Mattino Illustrato”? La “Domenica del Corriere” quizás ninguna en toda su vida (casi treinta y seis años) sobre un centenar de novelas publicadas. La “Tribuna Illustrata” algunas (en los últimos tiempos una serie de novelas policiales del príncipe Valerio Pignatelli); pero es necesario hacer notar que la “Tribuna” se difunde enormemente menos que la “Domenica”, no está bien organizada desde el punto de vista de la redacción, y tiene un tipo de novela menos selecto.

Sería interesante ver la nacionalidad de los autores y el tipo de las novelas de aventuras publicadas. El “Romanzo Mensile” y la “Domenica” publican muchas novelas inglesas (sin embargo, las francesas deben prevalecer) de tipo policial (han publicado Sherlock Holmes y Arsenio Lupin) pero también alemanas, húngaras (la baronesa de Orczy está muy difundida y sus novelas sobre la Revolución francesa han sido reimpresas muchas veces también en el “Romanzo Mensille” que debe haber tenido igualmente, una gran difusión) y hasta australianos (de Guido Boothby, con varias ediciones). Ciertamente predomina la novela policial o afín, embebida de una concepción conservadora y retrógrada o basada en la pura intriga. Sería interesante conocer quien era el encargado, en la redacción del “Corriere della Sera de elegir estas novelas y qué directivas se le habían impartido, dado que en el “Corriere” todo estaba organizado sabiamente. El “Mattino Illustrato”, si bien sale en Nápoles, publica novelas del tipo “Domenica”, aunque se deja guiar por cuestiones financieras y frecuentemente por veleidades literarias (así creo que ha publicado a Conrad, Stevenson, London) Lo mismo se puede decir a propósito de “L’Illustrazione del Popolo” turinesa. Relativamente y quizá de manera absoluta, la administración del “Corriere” es el centro de mayor difusión de las novelas populares; publica por lo menos quince al año y con tiradas altísimas. Luego debe seguirla la Casa Sonzogno, que debe tener también una publicación periódica.

Una comparación en el tiempo de la actividad editorial de la Casa Sonzogno daría un cuadro bastante aproximado de las variaciones ocurridas en el gusto del público popular. La investigación es difícil porque Sonzogno no indica el año de publicación y frecuentemente no enumera las reimpresiones, pero un examen crítico de los catálogos daría algunos resultados. Ya una relación entre los catálogos de hace cincuenta años (cuando el “Secolo” estaba en auge) y los modernos sería interesante. Toda la novela lacrimosa-sentimental debe haber caído en el olvido, excepto alguna “obra maestra” del género que todavía debe resistir (como la Capinera del mulino de Richebourg), esto no quiere decir, por otro lado, que tales libros no sean leídos por ciertos estratos de la población de provincia, donde todavía “se gusta” del “desprejuiciado” Paul de Kock y se discute animadamente sobre la filosofía de Los Miserables. Así, sería interesante seguir la publicación de las novelas por entregas, hasta las de especulación, que cuestan decenas y decenas de liras y están vinculadas a premios.

Edoardo Perino y más recientemente Nerbini, han publicado un cierto número de novelas populares, todas con un fondo anticlerical y ligadas a la tradición guerrazziana. Es inútil recordar a Salani, editor popular por excelencia. Sería necesario compilar una lista de los editores populares.

www.gramsci.org.ar