PROBLEMAS DE CRÍTICA LITERARIA

ARTE Y CULTURA

Retorno al De Sanctis.

¿Qué significa y qué cosa puede y debe significar la aseveración de Giovanni Gentile “Volvemos a De Sanctis”? (Cfr. entre otros el 1° número de la revista “La Cuadrivía”)* Y a su vez: ¿Qué significado puede y debe llegar a tener? ¿Significa “volver” mecánicamente a los conceptos que desarrollaba De Sanctis en torno al arte y la literatura, o significa asumir con respecto al arte y a la vida una actitud similar a la asumida por De Sanctis en su tiempo? Si concebimos estas actitudes como “ejemplares”, hay que establecer: 1) en qué ha consistido tal ejemplaridad; 2) qué actitud es la que corresponde hoy, es decir: qué intereses intelectuales y morales corresponden a aquellos que predominaron en la actividad de De Sanctis y le imprimieron una dirección determinada.

* Cfr. Giovanni Gentile, Torniamo a De Santis, in “Il Quadrivio”, 6 de agosto de 1933 cit.; cfr nota 1 en el Cuaderno 17 (IV), § 38.

No se puede decir que la biografía de De Sanctis, aun siendo en lo esencial coherente, haya sido “rectilínea”, como comúnmente se cree. En la última etapa de su vida y de su actividad, De Sanctis dirigió su atención a la novela de forma “naturalista” o “verista” que fue, en Europa Occidental, la expresión “intelectualista” del movimiento más general de “ir al pueblo”; del populismo de algunos grupos intelectuales en el último período del siglo pasado, luego del ocaso de la democracia cuarentiochesca y el advenimiento de grandes masas obreras debido al desarrollo de la gran industria urbana. Es necesario recordar de nuestro autor su ensayo La Scienza e la vita, su paso a la izquierda parlamentaria, el temor a las tentativas ultra conservadoras veladas por formas pomposas, etc.

De Sanctis expresaba: “Falta la fibra porque falta la fe. Y falta la fe porque falta la cultura.”** Pero ¿qué significa “cultura” en este caso? Indudablemente significa una “concepción de la vida y del hombre” coherente, unitaria y difundida nacionalmente, una “religión laica”, una filosofía que se ha transformado en “cultura”, es decir, que ha generado una ética, un modo de vivir, una conducta cívica e individual. Esto exigía, ante todo, la unificación de la “clase culta” y en tal sentido trabajó De Sanctis con la fundación del Círculo filológico, que tendría que haber determinado “la unión de todos los hombres cultos e inteligentes” de Nápoles; pero exigía especialmente una nueva actitud hacia las clases populares, un nuevo concepto de lo que es “nacional”, más amplio, menos exclusivista, menos “policial”, por así decir, diferente del que tenía la derecha histórica. Es este aspecto de la actividad de De Sanctis el que es necesario aclarar, este elemento de su actividad que, por otra parte, no era nuevo, pues representaba el desarrollo de gérmenes ya existentes en toda su carrera de literato y de político.

** Cfr. nota 3 en el Cuaderno 17 (IV), § 38

Texto C (está en LVN, 5-6): es utilizada la segunda parte de un texto A del Cuaderno 17 (IV), § 3: Litteratura Popolare, cfr en particular pp. 16 bis - 17 (Q, 1940.41)

www.gramsci.org.ar