Religión.

"Viajando, podréis encontrar ciudades sin murallas ni escrituras; sin reyes ni casas (!), sin riquezas y sin el uso de monedas, privadas de teatros y de gimnasios (palestras). Pero una ciudad sin templos y sin dioses, que no formule plegarias, ni juramentos, ni divinizaciones, ni haga sacrificios para implorar los bienes y para suplicar contra los males, nadie la ha visto ni la verá jamás" Plutarco, Adv. Col., 31.

Definición de la religión de los Turcos (Manuale di storia delle religioni, Bocca, 1929): "La palabra religión, en su significado más amplio, denota un ligamen de dependencia que revincula al hombre a una o más potencias superiores de las cuales se siente depender y a las cuales ofrece actos de culto tanto individuales como colectivos". Vale decir, en el concepto de religión se presuponen estos elementos constitutivos: 1) la creencia de que existen una o más divinidades personales trascendentes a las condiciones terrestres y temporales; 2) el sentimiento de los hombres de depender de estos seres superiores que gobiernan totalmente la vida del cosmos; 3) la existencia, de un sistema de relaciones (culto) entre los hombres y los dioses.

Salomón Reinach, en el Orpheus, define a la religión sin presuponer la creencia en potencias superiores: "Un conjunto de escrúpulos (tabú) que obstaculizan el libre ejercicio de nuestras facultades". Esta definición es demasiado amplia y puede comprender no sólo a las religiones sino también a cualquier ideología social que tienda a hacer posible la convivencia y obstaculice por ello (con escrúpulos) el libre (o arbitrario) ejercicio de nuestras facultades.

Habría que analizar también si puede llamarse "religión" una fe que no tenga por objeto un dios personal, sino únicamente fuerzas impersonales e indeterminadas. En el mundo moderno se abusa de la palabra "religión" y "religioso" atribuyéndolas a sentimientos que nada tienen que ver con las religiones positivas. Aún el "teísmo" puro no debe ser considerado como una religión, pues en él falta el culto, es decir, una determinada relación entre el hombre y la divinidad.

www.gramsci.org.ar