Relaciones entre Estado e iglesia.

El "Vorwärts" del 14 de junio de 1929, en un artículo sobre el concordato entre la Ciudad del Vaticano y Prusia escribe que "Roma la ha considerado, quizás sin validez (a la legislación precedente que ya constituía de hecho un concordato), a continuación de los cambios políticos ocurridos en Alemania". Admitido este principio, o mejor afirmado por la iniciativa del Vaticano, puede conducir muy lejos y ser rico en consecuencias políticas.

En la "Vossische Zeitung" del 18 de junio de 1929, el ministro de Finanzas prusiano Hoepker-Aschoff, planteaba así la misma cuestión: "Igualmente, no es posible desconocer el fundamento de la tesis de Roma que, en presencia de los muchos cambios políticos y territoriales ocurridos, consideraba que los acuerdos debían ser adaptados a las nuevas circunstancias". En el mismo artículo Hoepker-Aschoff recuerda que "el Estado prusiano siempre había sostenido que los acuerdos de 1821 estaban todavía en vigor".

Para el Vaticano, la guerra de 1870, con sus cambios territoriales y políticos (engrandecimiento de Prusia, constitución del imperio germánico bajo la hegemonía prusiana) y el período del Kulturkampf no eran "cambios" tales como para constituir "nuevas circunstancias", mientras que habrían sido esenciales los cambios ocurridos luego de la gran guerra. Evidentemente, ha cambiado el pensamiento jurídico del Vaticano y puede cambiar más todavía, según sus conveniencias políticas.

A. C. Jemolo en el artículo Religione dello Stato e confessioni annesse [2] escribe lo siguiente: "En 1918 se lograba una importantísima innovación en nuestro derecho, innovación que, cosa extraña [¡pero en 1918 existía la censura de la prensa!], pasaba totalmente desapercibida. El Estado volvía a subsidiar el culto católico, abandonando luego de sesenta y tres años el principio cavouriano que había sido colocado en la base de la ley sarda del 29 de mayo de 1855, según el cual el Estado no debe subsidiar ningún culto". La innovación fue introducida con D. L. (Luogotenenziale) 17 de marzo de 1918, n. 396 y 9 de mayo, n. 655. Al propósito, Jemolo recomienda la nota de D. Schiappoli, I recenti provvedimenti economice a vantaggio del clero, Nápoles, 1922, extraída del volumen XLVIII de las "Actas de la Real Academia de ciencias morales y políticas" de Nápoles.

2 En "Nuovi Studi di Diritto, Economia, Politica", Año 1930, p. 30.

www.gramsci.org.ar