La primera comunión.

Una de las medidas más importantes escogidas por la Iglesia para reforzar su estructura en los tiempos modernos es la obligación establecida para las familias de hacer efectuar la primera comunión a los siete años. Se comprende el efecto psicológico que debe producir en los niños el aparato ceremonial de la primera comunión, como acontecimiento familiar individual y como acontecimiento colectivo, y, además, en qué fuente de terror y, por consiguiente, de ataque a la Iglesia se transforma. Se trata de "comprometer" el espíritu infantil apenas comienza a reflexionar. De allí entonces la resistencia que la medida ha encontrado en las familias, preocupadas por los efectos deletéreos sobre el espíritu infantil de este misticismo precoz y la lucha de la Iglesia por vencer esta oposición. (Recordar en Piccolo mondo antico, de Fogazzaro la lucha entre Franco Maironi y su esposa cuando se trata de conducir a la niña en barca en una noche tempestuosa, para asistir a las fiestas de Navidad. Franco Maironi quiere crear en la niña "recuerdos" imborrables, "impresiones" decisivas; la esposa no quiere turbar el desarrollo normal del espíritu de la hija).

La medida ha sido decretada por Pío X en 1910. En 1928 el editor Pustet, de Roma, ha vuelto a publicar el decreto con un prefacio del cardenal Gasparri y un comentario de monseñor Jorio, dando lugar a una nueva campaña de la prensa.

Publicaciones católicas periódicas. (Fibras recabadas de los Annali dell' Italia Cattolica para el año 1926 y que se refieren a la situación asistente hasta setiembre de 1925).

Los católicos publicaban 627 periódicos, así clasificados por los "Annali": 1) Cotidianos 18, de los cuales 13 en Italia septentrional, 3 en la central, 1 en Nápoles y 1 en Cerdeña; 2) Periódicos de formación y propaganda católica 121, de los cuales 83 en la región septentrional, 22 en el centro, 12 en el Mediodía [sur], 1 en Cerdeña, 4 en Sicilia; 3) Boletines oficiales de Acción Católica (Junta Central y Organizaciones Nacionales) 17, de los cuales 1 en Bolonia, 5 en Milán, 11 en Roma, 4) Publicaciones de Acción Católica en las Diócesis 71, de las cuales 46 en el Norte, 15 en el centro, 5 en el mediodía, 1. en Cerdeña. 3 en Sicilia; 5) Periódicos oficiales de obras y organizaciones diversas 42, de los cuales 26 en el Norte, 15 en el centro (todos en Roma), 1 en el Mediodía; 6) Boletines de diócesis 134, de los cuales 44 en el Norte, 33 en el centro, 43 en el Mediodía, 2 en Cerdeña, 9 en Sicilia; 7) Periódicos religiosos 177, de los cuales 89 en el Norte, 53 en el centro, 25 en el Mediodía, 3 en Cerdeña, 6 en Sicilia; 8) Periódicos de cultura (arte, ciencia y letras) 41, de los cuales 17 en el Norte, 16 en el centro, 5 en el Mediodía, 3 en Sicilia; 9) Periódicos juveniles 16, de los cuales 10 en el Norte, 2 en el centro, 2 en el Mediodía, 2 en Sicilia.

De las 627 publicaciones: 328 salen en el Norte, 161 en el centro, 94 en el Mediodía, 8 en Cerdeña, 27 en Sicilia.

Son éstas las cifras estadísticas, pero si se tiene en cuenta la importancia de cada publicación el peso de la región septentrional aumenta en mucho.

En 1925 se puede calcular que existían 280 diócesis y cerca de 220 Juntas diocesanas de Acción Católica. Sería necesario comparar estas cifras con las de 1519-1920 y con el periodo posterior al Concordato. La composición de los periódicos debe haber cambiado mucho; disminuyendo en gran medida los cotidianos y periódicos de formación y propaganda, ya que estaban ligados estrechamente a la fortuna del Partido popular y a la actividad política. Recordar el episodio por el cual en algunas provincias se prohibió a los semanarios publicar réclame [fr, propaganda] y horarios tranviarios y ferroviarios, etc.

www.gramsci.org.ar