Prehistoria de la Acción Católica.

Para la prehistoria de la Acción Católica, analizar en "Civiltà Cattolica" del 2 de agosto de 1930 el artículo Cesare d'Azeglio e gli albori della stampa cattolica in Italia. Por "prensa católica" se entiende "prensa de los católicos militantes" no perteneciendo al clero, al margen de la "prensa" católica en sentido estricto, o sea, expresión de la organización eclesiástica.

En el "Corriere d'ltalia" del 8 de julio de 1926 apareció una carta de Filippo Crispolti, que debe ser muy interesante, en el sentido de que Crispolti "hacía observar que quien desease buscar los primeros impulsos de aquel movimiento del cual surgió también en Italia la fila de los "católicos militantes", vale decir la innovación que en nuestro campo se agota en sí misma, debería partir de aquellas singulares sociedades piamontesas, llamadas "Amicizie", que fueron fundadas o animadas por el abate Pío Brunone Lanteri". Crispolti reconoce que la Acción Católica es una innovación y no ya, como siempre dicen las encíclicas papales, una actividad existente desde los Apóstoles hasta ahora. Ella está ligada estrechamente, como reacción, al Iluminismo francés, al liberalismo y a la lucha de los Estados modernos por la separación de la Iglesia, vale decir a una reforma intelectual y moral laicista mucho más radical (para las clases dirigentes) que la Reforma protestante; actividad católica que se configura especialmente después de 1848, es decir, con el fin de la Restauración y de la Santa Alianza.

El movimiento por la prensa católica del cual habla la "Civiltà Cattolica", ligado al nombre de Cesare d'Azeglio, es interesante también por la actitud de Manzoni al respecto. Se puede decir que Manzoni comprendió el carácter reaccionario de la iniciativa de d'Azeglio y se rehusó elegantemente a colaborar con él, eludiendo las esperanzas de d'Azeglio con el envío de la famosa carta sobre el Romanticismo, que "dado el motivo que la provocó --escribe "Civiltà Cattolica"-- puede considerarse como una declaración de principios. Evidentemente, el estandarte literario no era otra cosa que el esquema de otras ideas, de otros sentimientos que los dividían" y de allí la diferente actitud en el problema de la defensa de la religión.

El artículo de la "Civiltà Cattolica" es esencial para el estudio de la preparación de la Acción Católica.

www.gramsci.org.ar