Historia política e historia militar.

En el "Marzocco" del 10 de marzo de 1929 se analiza un artículo de. Ezio Levi en la "Glosa perenne" sobre los Almógavari, que es muy interesante por dos motivos. Por un lado, los Almógavari: --tropas ligeras catalanas, adiestradas en las ásperas luchas de la "reconquista", para combatir contra los árabes utilizando sus formas, es decir, en orden disperso, sin una disciplina de guerra, pero con ímpetu y emboscadas, con aventuras individuales-- señalan la introducción en Europa de una nueva táctica, que puede ser parangonada a la de los "arditi", aunque en condiciones diferentes. Por otro lado, según algunos eruditos los Almógavari señalan la aparición de las compañías de mercenarios. Un cuerpo de Almógavari fue enviado a Sicilia [1282] por los Aragoneses para las guerras del Vespro. Concluida la guerra, una parte se dirigió a Oriente al servicio del basileus [emperador] del Imperio Bizantino Andrónico. La otra parte fue enrolada por Roberto d'Angió para la guerra contra los gibelinos toscanos. Como los Almógavari llevaban capas negras, mientras los Florentinos, en procesión o en "caballada" vestían camisa blanca con cruces o con lirios, habría nacido de aquí, según Gino Masi, la denominación de Blancos y Negros. Cierto es que, cuando los Angioini dejaron Florencia, muchos Almógavari quedaron a sueldo de la Comuna, renovando de año en año su "conducta".

La "compañía de mercenarios" nace así como un medio para determinar una ruptura del equilibrio en la relación de las fuerzas políticas a favor de la parte más rica de la burguesía y en perjuicio de los gibelinos y de las clases bajas.

www.gramsci.org.ar