El hombre individuo y el hombre masa.

El proverbio latino Senatores boni viri senatus mala bestia se ha convertido en un lugar común. ¿Qué significa este proverbio y qué significado ha tenido? Que una multitud de personas dominadas por intereses inmediatos o presa de la pasión suscitada por impresiones del momento, transmitidas sin crítica alguna de boca en boca, se unifica en la decisión colectiva peor, en la que corresponde a los más bajos instintos bestiales. La observación es justa y realista en cuanto se refiere a los grupos casuales, reunidos como "una multitud durante un aguacero bajo un tinglado", compuestos por hombres no ligados por responsabilidades hacia los otros hombres o grupos de hombres, o hacia una realidad económica concreta, cuya destrucción repercuta en el desastre de los individuos. Se puede decir por ello que en tales multitudes el individualismo no sólo no es superado sino que es exasperado por la certeza de la impunidad y de la irresponsabilidad.

Sin embargo, es una observación muy común la de que una asamblea "bien ordenada" de elementos turbulentos e indisciplinados se unifica en decisiones colectivas superiores a la media individual; la cantidad se transforma en calidad. Si así no fuese, no sería posible el ejército por ejemplo; no serían posibles los sacrificios inauditos que grupos humanos bien disciplinados saben realizar en determinadas ocasiones, cuando su sentido de responsabilidad social es despertado con fuerza por el sentido inmediato del peligro común y el porvenir aparece como más importante que el presente.

Se puede utilizar el ejemplo de un acto en una plaza que es diferente de un acto en una sala cerrada y de un acto sindical de categoría profesional y así sucesivamente. Una reunión de oficiales de Estado Mayor será muy diferente de una asamblea de soldados de un pelotón, etc.

Tendencia al conformismo en el mundo contemporáneo; más extensa y profunda que en el pasado: la estandarización del modo de pensar y de actuar asume extensiones nacionales o directamente continentales.

La base económica del hombre-colectivo: grandes fábricas, taylorización, racionalización, etc. Pero en el pasado b existía o no el hombre colectivo?. Existía bajo la forma de dirección carismática, para hablar como Michels; es decir, se obtenía una voluntad colectiva bajo el impulso y la sugestión inmediata de un "héroe", de un hombre representativo; pero esta voluntad colectiva se debía a factores extrínsecos y se componía y descomponía continuamente. El hombre-colectivo moderno, en cambio, se forma esencialmente desde abajo hacia arriba, sobre la base de la posición ocupada por la colectividad en el mundo de la producción. El hombre representativo desempeña aún hoy una función en la formación del hombre-colectivo, pero muy inferior a la desempeñada en el pasado, tanto que puede desaparecer sin que el cemento colectivo se deshaga y la construcción caiga.

Se dice que "los científicos occidentales consideran que la psique de la masa no es más que el resurgir de los antiguos instintos de la horda primitiva y por lo tanto, un regreso a estadios culturales desde hace tiempo superados"; esto debe ser referido a la llamada "psicología de las multitudes", vale decir, de las multitudes casuales y la afirmación es seudo científica; está ligada a la sociología positivista.

Sobre el "conformismo" social es preciso hacer notar que la cuestión no es nueva y que la alarma lanzada por ciertos intelectuales es simplemente cómica. El conformismo ha existido siempre: se trata hoy de lucha entre "dos conformismos", es decir, de una lucha de hegemonía, de una crisis de la sociedad civil. Los viejos dirigentes intelectuales y morales de la sociedad sienten que les falta el terreno bajo los pies, se dan cuenta que sus "prédicas" se han transformado precisamente en "prédicas", en cosas extrañas a la realidad, forma pura sin contenido, larva sin espíritu; de allí, por consiguiente, su desesperación y sus tendencias reaccionarias y conservadoras. Ya que la particular forma de civilización, de cultura, de moralidad que ellos representaron se descompone, gritan la muerte de toda civilización, cultura y moralidad y exigen medidas represivas del Estado y se constituyen en grupos de resistencia apartados del proceso histórico real, aumentando de tal manera la duración de la crisis; puesto que, la superación de un modo de vivir y de pensar, no puede verificarse sin crisis. Por otro lado, los representantes del nuevo orden en gestación, difunden utopías y planes descabellados. ¿Cuál es el punto de referencia para el nuevo mundo que se gesta? El mundo de la producción, del trabajo. El máximo utilitarismo debe estar en la base de todo análisis de las instituciones morales e intelectuales a crearse y de los principios a difundir. La vida colectiva e individual debe ser organizada para obtener el máximo rendimiento del aparato productivo. El desarrollo de las fuerzas económicas sobre nuevas bases y la instauración progresiva de la nueva estructura sanearán las contradicciones que sin duda aparecerán y habiendo creado un nuevo "conformismo" desde abajo, permitirán nuevas posibilidades de autodisciplina, es decir, de libertad también individual.

www.gramsci.org.ar