La fuerza de los partidos agrarios.

Uno de los fenómenos característicos de la época moderna es el siguiente: en los Parlamentos, o al menos en una serie de ellos, los partidos agrarios tienen una fuerza relativa que no corresponde a su función histórica, social-económica. Esto es debido al hecho de que en el campo se ha mantenido un bloque de todos los elementos de la producción agraria, bloque dirigido frecuentemente por la parte más retardataria de estos elementos; mientras que en las ciudades y en las poblaciones de tipo urbano, ya desde hace algunas generaciones, un bloque similar se ha disuelto y a veces nunca existió (ya que no podía existir si no se ampliaba el sufragio electoral). Ocurre así que en países eminentemente industriales, debido al disgregarse de los partidos medios, los agrarios tienen la iniciativa "parlamentaria" e imponen conductas políticas "antihistóricas". Hay que analizar por qué ocurre esto y si no son responsables de ello los partidos urbanos y su corporativismo o burdo economismo.

www.gramsci.org.ar