Colaboraciones extranjeras.

No se puede prescindir de los colaboradores extranjeros, pero también la colaboración extranjera debe ser orgánica y no antológica [colección de obras], esporádica y casual. Para que sea orgánica es necesario que los colaboradores, además de conocer las corrientes culturales de su país, sean capaces de "confrontarlas" con las del país en que se publica la revista, es decir, que deben conocer también las corrientes culturales de ese país y el "lenguaje" nacional. La revista (el director de la revista) debe pues formar también sus colaboradores extranjeros para lograr organicidad.

En el Risorgimento esto ocurrió raramente y por eso la cultura italiana siguió siendo un tanto provincial. Una organicidad de la colaboración internacional se tuvo tal vez solamente en Francia, porque la cultura francesa ya antes de la época liberal había ejercido hegemonía europea; por eso eran relativamente numerosos los intelectuales alemanes, ingleses, etc., que sabían informar sobre la cultura de sus propios países empleando un "lenguaje" francés. De hecho, no era suficiente que la Antologia de Vieusseux publicase artículos de "liberales" franceses, alemanes o ingleses para que tales artículos fuesen una información útil para los liberales italianos, es decir, para que tales informaciones pudiesen suscitar o reforzar corrientes ideológicas italianas: el pensamiento siguió siendo genérico, abstracto y cosmopolita. Habría sido necesario formar colaboradores especializados en el conocimiento de Italia y de sus corrientes intelectuales, de sus problemas, es decir, colaboradores capaces de informar a Italia sobre Francia, y que fueran capaces de informar al mismo tiempo a Francia sobre Italia.

Ese tipo de colaboradores no existe "espontáneamente", debe ser estimulado y cultivado. A este modo racional de entender la colaboración se opone la superstición de tener entre sus propios colaboradores extranjeros a los jefes de escuela, a los grandes teóricos, etc. Por supuesto no negamos la utilidad (especialmente comercial) de tener grandes nombres. Pero desde el punto de vista práctico de promover la cultura, es más importante el tipo de colaborador identificado con la revista, que sabe traducir un mundo cultural en el lenguaje de otro mundo cultural, porque sabe encontrar las diferencias aun donde sólo aparecen semejanzas, y porque sabe encontrar las semejanzas aun donde parece que no las hay, etc.

www.gramsci.org.ar