Los libros.

Se insiste mucho en que ha aumentado el número de libros publicados. El Instituto Italiano del Libro comunica que la media anual del decenio 1908-1918 fue exactamente de 7.300. Los cálculos hechos para el año 1929 (los más recientes) dan la cifra de 17.718 (libros y opúsculos, excluidos los de la ciudad del Vaticano, de San Marino, de las colonias y de las tierras de lengua italiana que no forman parte del Reino). Son publicaciones polémicas y en consecuencia tendenciosas. Sería necesario: 1) ver si las cifras son homogéneas, es decir, si hoy se calcula del mismo modo que en el pasado, es decir, si no ha cambiado el tipo de unidad editorial base; 2) tener en cuenta que en el pasado la estadística de libros era muy aproximativa e incierta (esto se observa en todas las estadísticas, por ejemplo, para la cosecha de grano; pero es muy particularmente exacto con respecto a los libros; se puede decir que hoy no sólo ha cambiado el tipo de unidad calculada sino que nada escapa al protocolo estadístico); 3) también se debe observar si, y cómo, ha cambiado la composición orgánica del complejo editorial: la verdad es que se han multiplicado las casas editoriales católicas y por eso también cultural (por ejemplo, se han multiplicado las ediciones escolares católicas, etc.). En este cálculo se deberían tener en cuenta las tiradas sobre todo de las revistas y diarios. ¿Se lee menos o más? ¿Y quién lee menos o más? Se está formando una "clase media culta", más numerosa que en el pasado, que lee más, mientras las clases populares leen mucho menos; esto se puede comprobar por la proporción de libros, revistas y periódicos. Los periódicos han disminuido en número e imprimen menos ejemplares; se leen más revistas y libros (hay más lectores de libros y revistas). Cfr. entre Italia y otros países en cuanto al modo de hacer la estadística editorial y la clasificación por grupos de lo que se publica.

www.gramsci.org.ar