Servicios públicos.

Servicios públicos intelectuales: además de la escuela, en sus diversas categorías, ¿qué otros servicios no pueden abandonarse a la iniciativa privada sino que en una sociedad moderna deben ser asegurados por el Estado y por los entes locales (comunas y provincias)? El teatro, las bibliotecas, las distintas clases de museos, las pinacotecas [sala de pinturas], los jardines zoológicos, los jardines botánicos, etc. Se debe confeccionar una lista de las instituciones que deben ser consideradas de utilidad para la instrucción y la cultura públicas, tal como son consideradas en muchos Estados, las que no podrían ser accesibles al público (y se señala que por razones nacionales deben ser accesibles) sin una intervención estatal. Se debe observar que justamente estos servicios están descuidados casi por completo entre nosotros; son un típico ejemplo las bibliotecas y los teatros. Los teatros existen porque son un negocio comercial y no son considerados como servicio público. Es un hecho la escasez del público teatral y la mediocridad de las ciudades, en decadencia. En Italia, por el contrario, abundan las obras piadosas y las donaciones de beneficencia, tal vez más que en ningún otro país, y se deben a la iniciativa privada. Es verdad que se encuentran mal administradas y mal distribuidas. [Estos elementos se deben estudiar como nexos nacionales entre gobernantes y gobernados, como factores de hegemonía. Beneficencia, elemento de "paternalismo"; servicios intelectuales, elementos de hegemonía, es decir, de democracia en sentido moderno.]

www.gramsci.org.ar