Pedagogía mecanicista e idealista.

Para elaborar un ensayo completo sobre Antonio Labriola [1843-1904, filósofo italiano socialista, antirevisionista de Marx, influyó en B. Croce] se debe tener presente, además de sus escritos que son escasos y a veces sólo alusivos o en extremo sintéticos, también los elementos y los fragmentos de conversaciones referidos por sus amigos y alumnos. (Labriola ha dejado recuerdo de excepcional "conversador".) En los libros de B. Croce,* en forma dispersa, se pueden hallar muchos de esos elementos y fragmentos. Por ejemplo, en las Conversaciones críticas (segunda serie), pp. 60-61: --"¿Cómo haría para educar moralmente a un papú [en malayo: crespo; aborigen de Nueva Guinea]?" preguntó hace muchos años uno de nuestros escolares al profesor Labriola, en una de sus lecciones de pedagogía, objetando contra la eficacia de la pedagogía. Labriola contestó con viquiana ** y hegeliana *** aspereza el herbartiano *** * profesor: "Provisoriamente lo haría esclavo, y ésta sería la pedagogía del caso, salvo tratar de ver si para sus nietos y descendientes se podría utilizar algo de nuestra pedagogía".

* Benedetto, 1866-1952, filósofo, historiador y político, antifascista declarado (como senador), de posición ateísta y anticlerical, a pesar de su formación teológica católica, más hegeliano que marxista, presidente del partido Liberal en el 47.

** Giambattista Vico, 1668-1744, desarrolló una original teoría espiral de la historia según la cual ésta se desarrolla a través de la sucesión cíclica de tres etapas: divina, heroica y humana

*** Georg Wilhelm Friedrich Hegel (1770-1831), filósofo alemán, máximo representante del idealismo, aplicó la antigua noción griega de dialéctica en su sistema filosófico. Sus trabajos ejercieron posteriormente una gran influencia en las teorías de numerosos pensadores, entre ellos Karl Marx.

*** * Johann Friedrich Herbart (1776-1841), filósofo y pedagogo alemán, su sistema se deriva del análisis de la experiencia, e integra la lógica, la metafísica y la estética como elementos coordinados. Rechazaba todos los enfoques basados en la separación de las facultades mentales, y sostenía, que todo fenómeno mental resulta de la interacción de ideas elementales. Creía que los métodos y sistemas pedagógicos deberían basarse en la psicología y la ética: en la psicología para proporcionar el conocimiento necesario de la mente y en la ética para servir como la base que determina los fines sociales de la educación. Entre sus principales obras se encuentra Manual de psicología (1816).

Esta respuesta de Labriola se puede comparar con la dada por él en una entrevista sobre la cuestión colonial (Libia) en 1903 y publicada en el volumen de Scritti vari di filosofia e politica. También se puede comparar con el modo de pensar de Gentile *en lo que respecta a la enseñanza religiosa en las escuelas primarias. Al parecer, se trata de un seudo historicismo, de un mecanicismo bastante empírico y muy cercano al más vulgar evolucionismo. Se podría recordar lo que dice Bertrando Spaventa [1817-83, filósofo y profesor hegeliano] a propósito de los que quisieran mantener siempre al hombre en la cuna (en el momento de la autoridad, que, sin embargo, educa para la libertad a los pueblos inmaduros) y piensan en toda la vida (de los otros) como si fuese una cuna. ** Me parece que históricamente el problema se deber plantear de otro modo: concretamente, si cuando una nación o un grupo social ha alcanzado un grado superior de civilización no puede (y debe) "acelerar" el proceso de educación de los pueblos y de los grupos sociales más atrasados, universalizando y traduciendo adecuadamente su nueva experiencia. Así, cuando los ingleses alistan reclutas entre los pueblos primitivos que jamás han conocido un fusil moderno, no los instruyen en el empleo del arco, del bumerang o de la cerbatana, sino que los instruyen en el manejo del fusil, si bien las normas de instrucción se adaptan necesariamente a la "mentalidad" de aquel determinado pueblo primitivo. El modo de pensar implícito en la respuesta de Labriola no parece, por lo tanto, dialéctico y progresista sino más bien mecánico y retrógrado, lo mismo que el "pedagógico" religioso de Gentile, que es una derivación del concepto de que "la religión es buena para el pueblo" (pueblo = niño = etapa primitiva del pensamiento al que corresponde la religión, etc.), en otras palabras, la renuncia (tendenciosa) a educar al pueblo. En la entrevista sobre la cuestión colonial, el mecanismo-implícito del pensamiento de Labriola se hace aún más evidente. De hecho, puede darse que sea "necesario reducir a los aborígenes papú a la esclavitud" para educarlos, pero no es menos necesario que alguien afirme que eso sólo es necesario circunstancialmente, porque existen determinadas condiciones; es decir, que se trata de una necesidad "histórica" y no absoluta: es indispensable que exista una lucha, y esta lucha es justamente la condición por la cual los nietos y descendientes del papú serán liberados de la esclavitud y educados con la pedagogía moderna. Que se afirme concisamente que la esclavitud del papú no es más que una necesidad del momento y que se esté en contra dc esa necesidad, es también ello un hecho filosófico-histórico: 1) porque contribuirá a reducir al tiempo necesario el período de esclavitud; 2) porque inducirá a los mismos aborígenes papú a reflexionar sobre sí mismos, a autoeducarse, cuando se sientan apoyados por hombres de civilización superior; 3) porque sólo esta resistencia muestra que se está realmente en un período superior de civilización y de pensamiento, etc. El historicismo de Labriola y de Gentile es de carácter decadente: es el historicismo de los juristas, para los cuales el knut [tortura zarista con bolas de metal al final de tiras de cuero] no es un knut cuando es un knut "histórico. Además, se trata de un modo de pensar muy nebuloso y confuso. Que en las escuelas elementales sea necesaria una exposición "dogmática" de las nociones científicas, o que sea necesaria una "mitología", no significa que el dogma deba ser el religioso y la mitología una determinada mitología. Que un pueblo o un grupo social atrasado tenga necesidad de una disciplina exterior coercitiva para ser educado civilmente, no significa que deba ser reducido a la esclavitud, a menos que no se piense que toda coerción estatal es esclavitud. Hay una coerción de tipo militar aun para el trabajo que se puede aplicar también a la clase dominante y que no es "esclavitud" sino la adecuada expresión de la pedagogía moderna dedicada a educar un elemento inmaduro (que aunque inmaduro está muy cerca de los elementos maduros, mientras que la esclavitud, orgánicamente, es la expresión de condiciones universalmente inmaduras). Spaventa, que participaba del punto de vista de la burguesía liberal contra los "sofismas" historicistas de las clases retrógradas, expresaba, en forma sarcástica, una concepción mucho más progresista y dialéctica que las de Labriola y Gentile.

* Giovanni Gentile, 1875-1944, pensador fascista, ministro de Educación (1922-24), dirigió la Enciclopedia italiana, de sus obras se destacan Teoría general del espíritu (1916) y La filosofía del arte (1931). Ajusticiado por los partisanos en 1944.

** Hegel había afirmado que la servidumbre es la cuna de la libertad. Para Hegel como para Maquiavelo el "nuevo principado" (es decir, el período dictatorial que caracteriza los comienzos de todo nuevo tipo de Estado) y la esclavitud a él ligada, sólo se justifica como educación y disciplina del hombre que aún no es libre. Sin embargo, B. Spaventa comenta oportunamente (Principi di Etica, Nápoles, 1904): "Pero la cuna no es la vida. Algunos querrían que estuviéramos siempre en la cuna". Un ejemplo típico de la cuna que se convierte en toda la vida, lo ofrece el proteccionismo aduanero, el que siempre se propugna y justifica como "cuna" pero que tiende a ser una cuna eterna.

www.gramsci.org.ar