Sobre la sociedad inglesa.

Las publicaciones sobre la literatura inglesa de J. J. Jusserand [Jean Jules, 1855-1932] (Historia literaria del pueblo inglés, Histoire littéraire, etc.). La obra de Jusserand es también fundamental para los estudiosos ingleses. Jusserand fue diplomático francés en Londres; había sido alumno de Gaston Paris [1839-1903, filólogo (estudio de una cultura a través de su lenguaje) y medievalista] y de Hyppolite Taine [1828-1893, filósofo, crítico, historiador, marcado por el determinismo positivista]. Cuando se produjo su muerte (setiembre de 1932) habían aparecido dos volúmenes de la obra principal de Jusserand: Histoire littéraire du peuple anglais, a los que debía seguir un tercer volumen final. Existen otros trabajos del mismo autor sobre la literatura inglesa y sobre la historia de la cultura inglesa.

 

Educación y lengua en el Imperio inglés.

En Marzocco del 4 de octubre de 1931, Guido Ferrando publica un artículo que lleva por título "Educazione e Colonia" del que extraigo algunos temas. Ferrando tuvo oportunidad de asistir a la gran convención "The British Commonwealth Education Conference", en la que participaron centenares de educadores de todas las categorías, desde maestros elementales hasta profesores universitarios, provenientes de todos los lugares del imperio, de Canadá y de la India, de Suráfrica y de Australia, de Kenia y de Nueva Zelanda, la cual tuvo lugar en Londres a fines del mes de julio. El Congreso se propuso discutir los verdaderos aspectos del problema educativo "in a changing Empire" [en un Imperio cambiante], en un imperio en transformación; también se encontraban presentes varios eminentes educadores de los Estados Unidos. Uno de los temas fundamentales del Congreso fue el problema del entendimiento interracial (interracial understanding), es decir, de cómo promover y desarrollar una mejor comprensión entre las diversas razas, especialmente entre los europeos colonizadores y los africanos y asiáticos colonizados. "Era interesante ver con cuánta franqueza y con cuánta agudeza dialéctica los representantes de la India reprocharon a los ingleses su incomprensión del alma india, que se revela por ejemplo en ese sentido casi de disgusto; en esa actitud de despreciativa superioridad que la mayoría del pueblo británico tiene aún hoy hacia los indios y que durante la guerra manifestaban los oficiales ingleses, al abandonar la mesa y retirarse cuando entraba un oficial indio".

Entre los múltiples temas discutidos figuró el de la lengua. Se trataba de decidir si era oportuno enseñar también a las poblaciones semisalvajes de Africa a leer tomando cono base el inglés antes que su lengua nativa, o si era mejor mantener el bilingüismo o tender, por medio de la instrucción, a hacer desaparecer la lengua indígena. El ex subsecretario de la colonia, Onushy Gore, sostuvo que era un error tratar de desnaturalizar a las tribus africanas, y se declaró partidario de una educación que tienda a dar a los africanos el sentido de su propia dignidad de pueblo y la capacidad de gobernarse por sí mismos. En el debate que siguió a las declaraciones de Onusby "me impresionaron las breves declaraciones" de un africano, al parecer un zulú, quien afirmó y sostuvo que sus, por así decirlo, connacionales, no tenían ningún deseo de ser europeos; en sus palabras se advertía cierta pizca de nacionalismo, un ligero sentido de orgullo de raza". "No queremos ser ingleses", a este grito que prorrumpía espontáneo por parte de los representantes de los indígenas de las colonias británicas de Africa y de Asia, le hizo eco la proclama de los representantes de los Dominios (Dominions): "No nos sentimos ingleses". Australianos y canadienses, ciudadanos de Nueva Zelandia y de Africa del Sur, todos estaban de acuerdo en afirmar su independencia, no sólo política sino también espiritual. El profesor Cillie, decano de la Facultad de Letras de una universidad sudafricana, observó agudamente que la Inglaterra tradicionalista y conservadora vivía en el ayer, mientras que ellos, los sudafricanos, vivían en el mañana.

www.gramsci.org.ar