Debilidad nacional de la clase dirigente.

Antes de la Revolución Francesa, es decir: antes de que se constituyese orgánicamente una clase dirigente nacional, había una emigración de elementos italianos representantes de la técnica y de la capacidad directiva, elementos que enriquecieron a los Estados europeos con su contribución. Luego de la formación de una burguesía nacional y luego del advenimiento del capitalismo, se inició la emigración del pueblo trabajador, que fue a aumentar la plusvalía de los capitalismos extranjeros; la debilidad nacional de la clase dirigente siempre influyó negativamente. La clase dirigente no le dio disciplina nacional al pueblo, no lo ha hecho salir del municipalismo hacia una unidad superior, no ha creado una situación económica capaz de reabsorber las fuerzas de trabajo emigradas, de modo que esos elementos se han perdido en gran parte, incorporándose a las nacionalidades extranjeras en función subalterna. *

* Para Nietzsche, el intelectual está en su hogar, no donde ha nacido (el nacimiento es de la historia); el intelectual es de donde engendra y desde donde da al mundo: Ubi pater sum, in patria, "Allí donde yo soy padre, donde yo engendro, allí está mi patria y no donde él ha sido engendrado". Stefan Zweig, "Influence du Sud sur Nietzsche", Nouvelles Littéraires, 19 de julio de 1930.

www.gramsci.org.ar