La Contrarreforma sofoca el desarrollo intelectual.

Me parece que en este desarrollo se podrían distinguir dos corrientes principales. Una tiene su culminación literaria en Alberti; vuelve la atención a lo que es "particular", al burgués como individuo que se desarrolla en la sociedad civil y que no concibe la sociedad política más allá de su ámbito "particular"; está ligada al güelfismo [pro papas contra los gibelinos progermánicos], al que se podría llamar un sindicalismo teórico medieval. Es federalista sin tener centro federal. Para las cuestiones intelectuales se apoya en la Iglesia, que de hecho es el centro federal por su hegemonía intelectual y política. Se debe estudiar la constitución real de las Comunas, es decir, la conducta concreta que mantenían los representantes con el gobierno comunal: el poder duraba poquísimo (con frecuencia sólo dos meses) y en este tiempo los miembros del gobierno eran sometidos a clausura, sin mujeres; eran gente muy ruda, y estaban estimulados por los intereses inmediatos de su arte (cfr. para la República Florentina el libro de Giuseppe Lensi sobre el Palazzo [palacio] della Signoria, donde se encontrarán muchas anécdotas sobre estas reuniones de gobierno y sobre la vida de los señores durante la clausura). La otra corriente tiene su culminación en Maquiavelo * y en el planteo del problema de la Iglesia como problema nacional negativo. A esta corriente pertenece Dante, que es un adversario de la anarquía comunal y feudal pero busca para ella una solución semimedieval:

¿Y en Maquiavelo el nacionalismo era tan fuerte como para superar el "amor del arte por el arte"? Sería muy interesante una investigación a este respecto: ¿el problema del Estado italiano le preocupaba más como "elemento nacional" o como problema político interesante en sí y por sí, dada su dificultad y la gran historia pasada de Italia? pone en cada caso el problema de la Iglesia como problema internacional y destaca la necesidad de limitar su poder y su actividad. Esta corriente es gibelina en sentido amplio. Dante es en verdad una transición:. hay en él una afirmación de laicismo, pero todavía con el lenguaje medieval.**

* "Artículo de Nello Tarchiani aparecido en Marzocco del 3 de abril de 1927, "un dimenticato [olvidadizo] interprete di Michelangelo" (Emilio Ollivier ) "Para él [Miguel Angel] sólo existía el arte. Papas, príncipes y repúblicas eran lo mismo para él con tal que le permitieran crear; con tal de hacer, se hubiese entregado al Gran Turco, como amenazó en una oportunidad, y en esto se parecía a Cellini." Pero no sólo a Cellini, ¿y a Leonardo? Pero ¿por qué ocurre esto? ¿Y por qué estos caracteres existieron casi solamente en Italia? Este es el problema. Ver en la vida de estos artistas cómo se destaca su anacionalidad.

** Ha sido publicada una edición italiana de la colección completa de Poesie provenzali storiche relative all'Italia (Roma 1931, en la serie Fonti del'Istituto Storico Italiano) realizada por Vicenzo De Bartholomaeis y sobre la que Mario Palaez da una opinión en Marzocco el 7 de febrero de 1932. "De cerca de 2.600 poesías provenzales que llegaron a nosotros, 400 pertenecen a la historia de Italia, ya sea porque tratan de temas italianos, aunque a veces pertenecen a poetas que nunca estuvieron en Italia, o porque fueron escritas por poetas provenzales que vivieron en Italia, o en otros casos por italianos. De esas 400 la mitad son poesías amorosas; las otras son históricas y en mayor o menor grado ofrecen testimonios útiles para la reconstrucción de la vida y en general de la historia italiana desde fines del siglo XII hasta mediados del siglo XIV. Doscientas poesías corresponden a cerca de ochenta poetas." Estos trovadores, provenzales o italianos, vivían en las cortes feudales de Italia septentrional, o a la sombra de pequeñas Señorías, o en las Comunas; participaban en la vida y en las luchas locales, sostenían los intereses de éste o de aquel Señor, de ésta o de aquella Comuna, con una poesía de forma variada en la cual es rica la lírica provenzal: política, moral, satírica, de cruzada, de lamentación, de consejo; canciones, disputas, etc., que aparecían continuamente y que circulaban cumpliendo en los ambientes interesados la función que hoy tiene el artículo de fondo de los diarios. De Bartholomaeis ha tratado de fechar estas poesías, cosa no difícil por las alusiones que contienen; este autor las complementó con todos los agregados que facilitan su lectura y las ha traducido. De cada trovador da una breve biografía. Para la lectura del texto original se agrega un glosario de las voces menos fáciles de entender. Sobre la poesía provenzal en Italia también se puede consultar el volumen en italiano de Giulio Bertoni, Trovatori d'Italia.

www.gramsci.org.ar