Monaquismo y régimen feudal.

Desarrollo práctico de la regla benedictina y del principio Ora et labora. El "labora" está ya sometido al "ora", es decir, que, evidentemente, el objetivo principal era el servicio divino. Así es como los colonos reemplazan a los monjes-campesinos, para que éstos puedan en todo momento encontrarse en el convento para cumplir con los ritos. En el convento, los monjes cambian de "trabajo": trabajo industrial (artesanal) y trabajo intelectual (que contiene una parte manual, la copistería).

La relación entre colonos y convento es feudal, con concesiones enfitéuticas [cesión extensa o perpetua del campo por pago anual de renta], y está ligado a la elaboración interna que sobreviene en el trabajo monacal, así corno también al crecimiento de la propiedad terrateniente del monasterio. Otro desarrollo está dado por el sacerdocio, los monjes sirven como sacerdotes en el territorio circundante y su especialización aumenta: sacerdotes, intelectuales de concepto, copistas, operarios, industriales, artesanos. El convento es la "corte" de un territorio feudal defendido, más que por las armas, por el respeto religioso, etc. Y él reproduce y desarrolla el régimen de la "villa" romana patricia. Para el régimen interno del monasterio se desarrolló e interpretó un principio de la Regola, en el que se decía que en la elección del abad [Superior] debe prevalecer el voto de los que se consideran más sabios y prudentes; y cuyo consejo el abad debe seguir cuando tenga que decidir problemas graves, pero que no exijan consultar a toda la congregación; de ese modo se distinguieron los monjes sacerdotes, que se dedicaban a los oficios ligados a los fines de la institución, de los que debían atender a los servicios de la casa.

www.gramsci.org.ar