Notas

1) Elementos de historia ético-política en la filosofía de la praxis: concepto de hegemonía, revaloración del frente filosófico, estudio sistemático de la función de los intelectuales en la vida estatal e histórica, doctrina del partido político como vanguardia de todo movimiento histórico progresista.

2) Croce-Loria. Se puede mostrar que en Croce y en Loria la diferencia de interpretación de la filosofía de la praxis no es muy grande. Croce, al reducir la filosofía de la praxis a un canon práctico de interpretación histórica por el cual se llama la atención de los historiadores hacia la importancia de los hechos económicos, no ha hecho otra cosa que reducirla a una forma de "economismo". Si se despoja a Loria de todas sus extravagancias estilísticas y fantasmagorías desenfrenadas (cierto es que así se perdería mucho de lo que es característico de Loria), se ve que éste se acerca a Croce en el núcleo serio de su interpretación (Cfr. a este propósito Conversaciones críticas, I, pp. 291 y ss.).

3) Historia especulativa y necesidad de una Minerva [diosa de la sabiduría; mente, inteligencia] más grande. Leon Battista Alberti [1404-1472, arquitecto, teórico de arte y escritor] ha escrito sobre los matemáticos: "Aquellos, con el solo ingenio separado de la materia miden las formas de las cosas. Nosotros, porque deseamos ver las cosas, usaremos una Minerva más grande".

4) Si fuese cierto, de modo tan genérico, que la historia de Europa en el siglo XIX ha sido historia de la libertad, toda la historia precedente, en igual medida, genéricamente, habría sido historia de la autoridad; todos los siglos precedentes habrían sido de un mismo color gris e indistinto, sin desarrollo, sin lucha. Por otra parte, un principio hegemónico (ético-político) triunfa después de haber vencido a otro principio (y de haberlo subordinado como momento suyo, diría Croce). Pero, ¿por qué lo vencerá? ¿Por qué sus dotes intrínsecas de carácter "lógico" y racional abstracto? No investigar las causas de esta victoria significa hacer historia exteriormente descriptiva, sin distinguir los nexos necesarios y causales. También el Borbón * representaba un principio ético-político, personificaba una "religión" que tenía sus fieles entre los campesinos y los lazzari.

*dinastía que gobernó Francia y diversos países europeos, en España desde el s. XVIII.

Ha habido siempre lucha entre dos principios hegemónicos, entre dos "religiones", y habrá que descubrir, no sólo la expansión triunfal de uno de ellos, sino justificarla históricamente. Será necesario explicar por qué en 1848 los campesinos croatas combatieron contra los liberales milaneses y los campesinos lombardo-vénetas combatieron contra los liberales vieneses. Entonces, el nexo real ético-político entre gobernantes y gobernados era la persona del emperador o del rey (abbiamo scritto 'n fronte evviva Francische seconde), como más tarde no será el de libertad, sino el de patria, nación. La "religión" popular que sustituyó al catolicismo (o mejor dicho, en combinación con éste) ha sido la del "patriotismo" y del racionalismo. He leído que durante el proceso de Dreyfus un hombre de ciencia francés, masón y ministro, dijo explícitamente que su partido quería aniquilar el influjo de la iglesia en Francia, pero dado que la muchedumbre tenía necesidad de un fanatismo (los franceses usan en política el término mystique), se habría organizado la exaltación del sentimiento patriótico. Hay que recordar, por otra parte, que el significado del término "patriota" durante la Revolución Francesa (significó realmente "liberal", pero con un sentido concretamente nacional) y cómo el mismo, a través de las luchas del siglo XIX, fue sustituido por el de "republicano", debido al nuevo significado asumido por el término "patriota", monopolizado por los nacionalistas y derechistas en general. Que el contenido concreto del liberalismo popular ha sido el concepto de patria y de nación, puede verse en su misma transformación en nacionalismo, y en la lucha contra el nacionalismo, sea de parte de Croce, representante de la religión de la libertad, sea del papa, representante del catolicismo. (En forma populachera, puede extraerse una documentación de esta religión popular de la patria de los sonetos sobre el Descubrimiento de América de Pascarella.)

5) La historia especulativa puede ser considerada como un retorno, con formas literarias más astutas y menos ingenuas, debido al desarrollo de la capacidad crítica, a modos de historia ya caídos en el descrédito por vacíos y retóricos, y registrados en diversos libros del mismo Croce. La historia ético-política, en cuanto prescinde del concepto de bloque histórico en el cual el contenido económico-social y la forma ético-política se identifican concretamente con la reconstrucción de diversos períodos históricos, no es otra cosa que una presentación polémica de diversos filosofemas más o menos interesantes, pero no es historia. En las ciencias naturales ello equivaldría al retorno a las clasificaciones según el color de la piel, de las plumas, del pelo de los animales, y no de acuerdo con la estructura anatómica. La referencia a las ciencias naturales y el hablar de "anatomía" de la sociedad era para el materialismo histórico sólo una metáfora y un impulso a profundizar las investigaciones metodológicas y filosóficas. En la historia de los hombres, que no tiene como fin clasificar naturalísticamente los hechos, el "color de la piel" forma "bloque" con la estructura anatómica y con todas las funciones fisiológicas; no se puede pensar en un individuo "despellejado" como en el verdadero "individuo", ni tampoco en el individuo deshuesado y sin esqueleto. Un escultor, Rodin, ha dicho (cfr. Maurice Barrès, Mis cuadernos, IV serie): "Si no estuviésemos prevenidos contra el esqueleto, veríamos cuán bello es". En un cuadro o en una estatua de Miguel Angel se "ve" el esqueleto de las figuras retratadas, se siente la solidez de la estructura bajo los colores o el relieve de mármol. La historia de Croce representa "figuras" deshuesadas, sin esqueleto, con carnes flácidas y flacas, que se manifiestan también bajo el colorete de las hermosuras del escrito.

6) El transformismo como una forma de la revolución pasiva en el período de 1870 y más adelante.

7) Para valorar la función de Croce en la vida italiana, hay que recordar que tanto las Memorias de Giolitti como las de Salandra concluyen con una carta de Croce.

8) Con lenguaje crociano se puede decir que la religión de la libertad se opone a la religión del Silabus, que niega en bloque a la civilización moderna; la filosofía de la praxis es una "herejía" de la religión de la libertad, porque ha nacido en el terreno mismo de la civilización moderna.

www.gramsci.org.ar