Elementos de la relativa popularidad de Croce: alfa) elemento estilístico-literario (falta de pedantería y escritura inaccesible) ; beta) elemento filosófico-metódico (unidad de filosofía y sentido común) ; gamma) elemento ético (serenidad olímpica).

Elementos de la relativa popularidad del pensamiento de Croce, la que es tanto más notable por cuanto en Croce no hay nada que pueda herir la fantasía y suscitar fuertes pasiones, o dar lugar a movimientos de carácter romántico (no se tiene en cuenta aquí la popularidad de las ideas estéticas de Croce, que han alimentado una literatura periodística de aficionados). Un elemento es el estilístico literario. Benjamín Crémieux ha escrito que Croce es el más grande prosista italiano después de Manzoni, pero esta referencia, quizá, pueda suscitar preconceptos errados. Me parece más exacto colocar los escritos de Croce en la línea de la prosa científica italiana, que ha tenido escritores como Galileo. Otro elemento es el ético y reside en la firmeza de carácter del cual Croce ha dado pruebas en varios momentos de la vida nacional y europea, como la actitud mantenida durante la guerra y después, actitud que se puede llamar goetheana. Mientras tantos intelectuales perdían la cabeza y no sabían orientarse en el caos general, renegaban de su pasado y fluctuaban lamentablemente en la duda de quién resultaría el más fuerte, Croce se mantuvo en su olímpica serenidad y en la afirmación de su fe en que "metafísicamente el mal no puede prevalecer y que la historia es racionalidad". Pero hay que decir que el elemento más importante de la popularidad de Croce es intrínseco a su pensamiento y al método de su pensar, el cual se debe buscar en la mayor adhesión de la filosofía de Croce a la vida, en comparación con cualquier otra filosofía especulativa. Desde ese punto de vista, es interesante el escrito de Croce titulado El filósofo, reproducido en Eternidad e historicidad de la filosofía (Rieti, 1930), y todos los escritos recogidos en este volumen, en el cual, brillantemente, se fijan las principales características que distinguen la actividad de Croce de la de los "filósofos" tradicionales. Disolución del concepto de "sistema" cerrado y definido, y, por lo tanto, pedantesco e incomprensible, en filosofía; afirmación de que la filosofía debe resolver los problemas que el proceso histórico, en su desenvolvimiento, presenta cada vez. La sistematicidad es buscada, no en una estructura arquitectónica externa, sino en la íntima coherencia y fecunda comprensividad de cada solución particular. Por lo tanto, el pensamiento filosófico no es concebido como un desenvolvimiento --de un pensamiento a otro--, sino como un pensamiento de la realidad histórica. Ello explica la popularidad de Croce en los países anglosajones, que es superior a la de los países germánicos; los anglosajones siempre han preferido las concepciones del mundo que no se presentan como grandes y confusos sistemas, sino como expresiones del sentido común integrado por la crítica y la reflexión, como soluciones de problemas morales y prácticos. Croce ha escrito centenares y centenares de breves ensayos (críticas, notas) en los cuales su pensamiento idealista circula íntimamente, sin pedanterías escolásticas; cada solución parece valer por sí misma, y ser aceptable independientemente de las demás soluciones, en cuanto es realmente presentada como expresión del común buen sentido. Más aún: la actividad de Croce se presenta esencialmente como crítica; comienza por destruir una serie de prejuicios tradicionales, y señalar como falsa e inconducente toda una serie de problemas que eran el cómico "dadá" * de los filósofos precedentes, etc., identificándose en ello con la actitud que el sentido común ha manifestado siempre hacia este anacronismo.

* de dadaísmo: Movimiento vanguardista literario y artístico surgido durante la Primera Guerra Mundial, caracterizado por su negación de los cánones estéticos establecidos, y que abrió camino a formas de expresión de la irracionalidad.

www.gramsci.org.ar