Cuaderno 10 (XXXIII) 1932-1935

La filosofía de Benedetto Croce

(PARTE 1) PUNTOS DE REFERENCIA PARA UN ENSAYO SOBRE B. CROCE

(Sumario)

[Introducción: Notas generales: I) apuntes metódicos (cfr. 1er. nota)*; 2) El hombre de partido: el partido como solución práctica de problemas particulares, como programa orgánico político (colaboración en el Giornale d'Italia conservador, en La Stampa, etc., en Política); el partido como tendencia general ideológica, como forma cultural**; 3) Croce y Fortunato como "fermentos" (más que guías) de los movimientos culturales italianos del 900 al 914 (Voce, Unità, ect. hasta Rivoluzioni Liberale]

1ero. La actitud de Croce durante la guerra mundial, como punto de orientación para comprender los motivos de su actividad posterior de filósofo y de líder de la cultura europea.

2do. Croce como líder intelectual de la tendencia revisionista de los años 90: Bernstein en Alemania, Sorel en Francia, la escuela económica-jurídica en Italia.

3ero. Croce del 1912 al 1932 (elaboración de la teoría de la historia ético-política) tiende a disminuir al líder de la tendencia revisionista para conducirlo hacia una crítica radical y a la liquidación (político-ideológica) también del materialismo histórico atenuado y de la historia económico-jurídica [cfr. la nota en el margen de la página siguiente]*.

4to. Elementos de la relativa polaridad del Croce: alfa) elemento estilístico-literario [falto de pedantería y de abstrusidad], beta) elemento filosófico-metódico (unidad de filosofía y sentido común), gama) elemento ético (serenidad olímpica).

5to. Croce y la religión: alfa) el concepto crociano de religión [lo spunto por el ensayo Religión y serenidad, es tomado del ensayo del De Santis La Nerina del Leopardi del 1877 ("Nueva Antología", enero 1877)]*, beta) Croce y el cristianismo, beta) fortuna e infortunio del crocismo entre los católicos italianos (neoescolásticos italianos y varios estados de sus manifestaciones filosóficas, filopositivistas, filoidealistas, y ahora por un retorno al tomismo puro; carácter eminentemente "práctico" de la actividad del padre Gemelli y su agnosticismo filosófico, gama) artículo del Papini y del Ferrabino en la "Nueva Antología", como manifestaciones eminentes del pensamiento del laicismo católico [cuatro artículos de la "Civiltà Cattolica" (del 1932 y 1933), todos dedicados solo a la introdución de la Historia de Europa; después del 3er. artículo el libro es puesto en Indice]**, delta) ¿es Croce un reformador "religioso"? [cfr. algunos breves ensayos publicados en la "Critica", en el cual se traduce en lenguaje "especulativo" algunos puntos de la teología católica (la gracia, etc.) y en el ensayo sobre "Caracciolo" de la teología calvinista, etc.*** "Traducciones e interpretaciones similares contenidas incidentalmente en numerosos escritos del Croce.

6to. Croce y la tradición italiana [o una corriente determinada de la tradición italiana]: teoría histórica de la Restauración; escuela de los moderados; la revolución pasiva del Cuoco devenida fórmula de "acción" de "advertencia" de energética ético-nacional; dialéctica especulativa de la historia, mecanicismo arbitrario de esa (cfr. la posición del Proudhon criticada en la Miseria de la Filosofía); dialéctica de los "intelectuales" que se conciben a sí mismos como impersonales la tesis y antítesis, y cuando elaboran esa tesis

 

Algunos criterios metódicos generales.

Conviene, en un primer momento, estudiar la filosofía de Croce según algunos criterios afirmados por el mismo Croce (criterios que, a su vez, forman parte de la concepción general misma): 1) no hay buscar en Croce un "problema filosófico general", sino hay que ver en su filosofía el problema o la serie de problemas que más interesan en el momento dado, es decir, que se hallan más vinculados al momento actual y no son solo su reflejo; este problema o serie de problemas me parece que son el de la historiografía, por una parte, y el de la filosofía de la práctica, de la ciencia de la política, de la ética, por otra; 2) Es preciso estudiar atentamente los escritos "menores", además de las obras sistemáticas y orgánicas; las selecciones de artículos, acotaciones, pequeñas memorias, que tienen una mayor y más evidente vinculación con la vida, con el movimiento histórico concreto; 3) Es necesario establecer una "biografía filosófica" de Croce, es decir, identificar las distintas expresiones asumidas por el pensamiento de Croce, la diversa concepción y resolución de ciertos problemas, los nuevos problemas surgidos del trabajo e impuestos a su atención; y para esta investigación, precisamente, es útil el estudio de los escritos menores, en la colección de la Crítica y otras publicaciones que los contienen; la base de esta investigación puede ser dada por la Contribución a la crítica de mí mismo y por los escritos, ciertamente autorizados, de Francesco Flora y de Giovanni Castellano; 4) Críticos de Croce: positivistas, neoescolásticos, idealistas actuales. Objeciones de estos críticos.

1) Croce como hombre de partido.

Distinción del concepto de partido: el partido como organización práctica (o tendencia práctica), es decir, como instrumento para la solución de un problema o de un grupo de problemas de la vida nacional e internacional. En este sentido, Croce jamás perteneció explícitamente a ninguno de los grupos liberales; al contrario combatió explícitamente la idea misma y el hecho de los partidos permanentemente organizados (El partido como juicio y prejuicio, en Cultura y vida moral, ensayo publicado en uno de los primeros números de la Unità florentina), y se pronunció en favor de movimientos políticos que no se proponen un "programa" definido, "dogmático", permanente, orgánico sino que tienden en cada oportunidad a resolver problemas políticos inmediatos. Por otra parte, entre las varias tendencias liberales, Croce manifestó su simpatía por la conservadora, representada por el Giornale d'Italia. El Giornale d'Italia no sólo publicó artículos de la Crítica, durante mucho tiempo, antes de que los fascículos de la revista fuesen divulgados, sino que tuvo el "monopolio" de las cartas que Croce escribía de tanto en tanto para expresar sus opiniones sobre temas de política y de política cultural que le interesaban, y en torno a los cuales consideraba necesario pronunciarse. En la posguerra también la Stampa publicó las primicias de la Crítica (o escritos de Croce publicados en actas académicas), pero no tuvo las cartas, que continuaron siendo publicadas en cl Giornale d'Italia, en primer lugar, y reproducidas por la Stampa y otros diarios.

2) El partido como ideología general, superior a las distintas agrupaciones más inmediatas. En realidad, el modo de ser del partido liberal en Italia, después de 1876, fue el de presentarse al país como un "orden disperso" de fracciones y de grupos nacionales y regionales. Eran fracciones del liberalismo político, tanto el catolicismo liberal de los populares, como el nacionalismo (Croce colaboró en Política de A. Rocco y F. Coppola); tanto las Uniones Monárquicas como el Partido Republicano, y gran parte del socialismo; tanto los radicales democráticos como los conservadores; tanto Sonnino-Salandra, como Giolitti, Orlando, Nitti y Cía. Croce fue el teórico de lo que todos estos grupos y grupitos, camarillas y bandas tenían de común: era el jefe de una oficina central de propaganda de la cual se beneficiaban y se servían todos estos grupos, el líder nacional de los movimientos de cultura que nacían para renovar las viejas formas políticas.

www.gramsci.org.ar