La metodología de Mario Govi.

Govi * es un positivista y su libro tiende a renovar el viejo positivismo clásico, a crear un neopositivismo. En el fondo, para Govi "metodología" tiene un significado muy restringido; de "pequeña lógica"; se trata para él de construir una nueva lógica formal, abstracta, carente de todo contenido, inclusive donde habla de las diversas ciencias (clasificadas según la metodología general, pero siempre exteriormente), que son presentadas en su particular lógica abstracta (especializada, pero abstracta), que Govi llama epistemología. Govi divide la metodología en dos partes: metodología general, o lógica propiamente dicha, y metodología especial o epistemología.

*Cfr. Mario Govi, Fundación de la metodología, lógica y epistemología, Turín, Bocca, 1929, p. 579.

La epistemología tiene como objeto primario y principal el conocimiento del especial fin cognoscitivo al cual está dirigida cada investigación, para poder luego determinar los medios y procedimientos para conseguirlo. Covi reduce a tres los diversos objetivos cognoscitivos legítimos de la investigación humana. Estos tres objetivos constituyen el saber humano y son irreducibles a uno solo; es decir, son esencialmente distintos. Son dos los objetivos cognoscitivos finales: el conocimiento teórico, o de la realidad; el conocimiento práctico, o de lo que se debe y lo que no se debe hacer. El tercero consiste en los conocimientos que son medios para la adquisición de los precedentes. Existen, entonces, tres partes de la epistemología: ciencia teórica o de la realidad, ciencia práctica, ciencia instrumental. De ello se sigue toda una clasificación analítica de la realidad. El concepto de "legítimo" tiene una gran importancia en el sistema de Govi (éste forma parte de la metodología general o ciencia del juicio); cada juicio, considerado en sí mismo, es verdadero o falso; considerado subjetivamente; es decir, como producto del pensamiento de quien lo emite, es legítimo o ilegítimo. Un juicio puede ser conocido como verdadero o falso sólo cuando es reconocido como legítimo o ilegítimo. Legítimos son los juicios iguales en todos los hombres (que los tienen o los formulan) y que son formulados por todos igualmente. De allí que sean legítimos los conceptos primitivos formados "naturalmente" y sin los cuales no se puede pensar, los conceptos científicos formados metodológicamente, los juicios primitivos y los juicios metodológicamente derivados de los juicios legítimos.

Estos elementos son extraídos del artículo "Metodologia e agnosticismo" publicado en Civiltà Cattolica del 15 de noviembre de 1930.* Parece que el libro de Govi es interesante por el material histórico que recoge, especialmente en torno a la lógica general y especial y a las teorías sobre el origen de las ideas, de la clasificación de las ciencias y de las diversas divisiones del saber humano, de las varias concepciones y divisiones de la ciencia teórica, práctica, etc. Govi llama a su filosofía "empírico-integralista", distinguiéndola de la concepción religiosa y de la racionalista, en la cual sobresale el kantismo; la distingue también, pero de manera subordinada, de la concepción "empírico-particularista", que es el positivismo. Su filosofía se distingue del positivismo en cuanto rechaza algunos excesos del mismo, como lo es no sólo la negación de toda metafísica religiosa o racionalista, sino también toda posibilidad y legitimidad de una metafísica. Govi, en cambio, admite la legitimidad de una metafísica, pero con fundamentos puramente empíricos (!) y construida en parte después de las ciencias reales y particulares y sobre la base de las mismas.(Cfr. cuántas de las teorías de Govi son tomadas de los neorealismos ingleses y especialmente de Bertrand Russell)**

 

http://www.gramsci.org.ar