Pragmatismo y política.

El "Pragmatismo" (de James, etc.) no parece que pueda ser criticado si no se toma en cuenta el cuadro histórico anglosajón en el cual ha nacido y se ha difundido. Si es verdad que la filosofía es una "política" y que cada filósofo es esencialmente un hombre político, tanto más puede decirse esto del pragmático, que construye la filosofía "utilitariamente" en el sentido inmediato. Pero éste (el pragmatismo) no es pensable (como movimiento) en los países católicos, donde la religión y la vida cultural se han separado desde el Renacimiento y la Contrarreforma, en tanto que es pensable para los países anglosajones, en los cuales la religión está muy vinculada a la vida cultural cotidiana y no se encuentra centralizada burocráticamente y dogmatizada intelectualmente. En todo caso, el pragmatismo no sale de la esfera religiosa positiva y tiende a crear una moral laica (de tipo no francés), tiende a crear una "filosofía popular" superior al sentido común: es un "partido ideológico" inmediato, más que un sistema de filosofía.

Si se toma el principio pragmático tal como está expuesto en James: "el mejor método para discutir los diversos puntos de alguna teoría es comenzar por poner de relieve qué diferencia práctica resultaría del hecho de que una o la otra de las dos alternativas resultara la verdadera"*, se ve la inmediatez del politicismo filosófico del pragmatismo. El filósofo "individual" de tipo alemán o italiano está ligado a la "práctica" mediatamente (y a menudo la mediación es una cadena de muchos anillos); el pragmático quiere vincularse rápidamente, y en realidad parece así que el filósofo italiano o alemán es más "práctico" que el pragmático, que juzga según la realidad inmediata, a menudo vulgar, mientras que el otro tiene un fin más alto, coloca el blanco más arriba y por ello tiende a elevar el nivel cultural existente (cuando lo hace, se comprende). Hegel puede ser concebido como el precursor teórico de las revoluciones liberales del 800. Los pragmáticos, cuando más, han logrado crear el Rotary Club o justificar todos los movimientos culturales conservadores y retrógrados (a justificarlos de hecho y no sólo por distorsión polémica, como sucedió con Hegel y el Estado prusiano).

* W.James, Las diversas formas de la experiencia religiosa. Estudio sobre la naturaleza humana

http://www.gramsci.org.ar