Apéndice. El conocimiento filosófico como acto práctico de voluntad.

Se puede estudiar especialmente este problema en Croce, pero en general en los filósofos idealistas, porque éstos insisten especialmente respecto de la vida íntima del individuo-hombre, respecto de los hechos de la vida espiritual. En Croce, por la gran importancia que en su sistema tiene la teoría del arte, la estética. En la actividad espiritual, y para más claridad, en la teoría del arte (pero también en la ciencia económica, para lo cual el punto de partida para la ubicación de este problema puede ser el ensayo Las dos ciencias mundanas: la estética y la economía, publicado por Croce en la Critica del 20 de noviembre de 1931), ¿las teorías de los filósofos descubren verdades hasta ahora ignoradas, o "inventan", "crean" esquemas mentales, nexos lógicos que cambian la realidad espiritual existente, históricamente concreta, como cultura difundida en un grupo de intelectuales, en una clase, en una civilización? Es éste uno de los tantos modos de plantear el problema de la llamada "realidad del mundo externo" o de la realidad a secas. ¿Existe una "realidad" externa al pensador individual (el punto de partida del solipsismo [subjetivismo para el cual solo existe el propio yo] puede ser útil didácticamente; las robinsonadas filosóficas pueden igualmente ser útiles en forma práctica si se las emplea con discreción y agilidad, como las robinsonadas económicas), desconocida (es decir, no conocida aún, pero no por ello "incognoscible", nouménica [del gr.: darse cuenta; para Kant la "cosa en sí" (noúmeno incognoscible, son las cosas tal como existen fuera de la experiencia humana, la cual es la única que aporta al conocimiento]) en sentido histórico y que es "descubierta" (en el sentido etimológico)? ¿O bien en el mundo espiritual no se "descubre" nada (es decir, no se revela nada) sino que se "inventa" y se "impone" al mundo de la cultura?

www.gramsci.org.ar