La importancia cultural de Croce.

Es preciso dar el sentido de la importancia cultural que tiene Croce, no sólo en Italia, sino en Europa; y de allí el significado que tiene la rápida y gran difusión de sus libros más recientes, como las historias de Italia y de Europa. Que Croce se propone la educación de las clases dirigentes, no me parece dudoso. ¿Cómo es acogida efectivamente su obra y a qué "vinculaciones" da lugar? ¿Qué sentimientos positivos hace nacer? Es un lugar común pensar que Italia ha atravesado todas las experiencias políticas del desarrollo histórico moderno, y que, por lo tanto, las ideologías e instituciones conformes a estas ideologías serían para el pueblo italiano repollos rehechos, repugnantes al paladar. Entretanto, no es cierto que se trate de repollos recalentados; el "repollo" ha sido comido sólo "metafóricamente" por los intelectuales, y ha sido recalentado sólo por éstos. No ha sido "recalentado" y no carece de gusto para el pueblo (aparte del hecho de que el pueblo, cuando tiene hambre, come repollo recalentado, incluso dos o tres veces). Croce gusta de acorazarse con su sarcasmo respecto de la igualdad, la fraternidad, y con su exaltación sobre la libertad, aun cuando especulativa. Esta será comprendida como igualdad y fraternidad, y sus libros aparecerán como expresión y justificación implícita de su constitucionalismo que emerge por todos los poros de esa Italia qu'on ne voit pas [que uno no ve] y que sólo hace diez años que está haciendo su aprendizaje político.*

*, Sería útil buscar en los libros de Croce sus indicaciones sobre la función del jefe del Estado. Un indicio puede hallarse en la segunda serie de las Conversaciones críticas, en la p. 176, en la crítica del libro de Ernesto Masi, Asti y los Alfieri en los recuerdos de la ciudad de San Martino: "También la vida moderna puede tener su alta moralidad y su simple heroísmo, aun cuando sobre distintos fundamentos. Y estos distintos fundamentos los ha colocado la historia, que no concibe la antigua fe simplista en el rey, en el Dios de los padres, en las ideas tradicionales, e impide encerrarse, como ocurría antes, en el estrecho ámbito de la vida familiar y de clase"'. Me parece recordar que D'Andrea, en la crítica a la Historia de Europa publicada en Critica Fascista, reprocha a Croce otra de estas expresiones, que D'Andrea considera deletérea. El libro de Masi es de 1903 y, por lo tanto, es probable que la crítica de Croce haya sido publicada en la Critica poco después, en 1903 ó 1904.

¿Puede suponerse que, junto a la parte polémica, haya en Croce una parte reconstructiva en su pensamiento? ¿Y que entre la una y la otra pueda haber un "salto"? No creo que ello aparezca en sus escritos. Precisamente pienso que esta incerteza es uno de los motivos por los cuales muchos de los que piensan cono Croce se muestran fríos o, por lo menos, preocupados. Croce dirá: en la parte reconstructiva, que piensen los prácticos, los políticos, y en su sistema de distinciones teóricas la respuesta es formalmente congruente. Pero sólo "formalmente", y de ello saca buen partido Gentile en sus agresiones más o menos filosóficas, que parecen tanto más exasperadas cuanto que no puede ni quiere plantear todo el problema (posición del Vaticano ante el libro Una storia e un'idea),* no puede ni quiere hablar claramente a Croce, haciéndole ver adónde conduce su posición de polémica ideológica y de principio. Pero sería necesario ver si no es justamente ello lo que se propone Croce para obtener una actividad reformista desde arriba, que atenúe las antítesis y las concilie en una nueva legalidad obtenida "reformísticamente". Pero ¿no puede haber un neomalthusianismo voluntario en Croce, la voluntad de no "empeñarse" a fondo, que es sólo el modo de cuidar su interés "particular" en el moderno guicciardinismo característico de muchos intelectuales, para los cuales basta "decir": Dixi, et salvavi animara meam? Pero el alma no se salva sólo con hablar. ¡Queremos obras. y de qué manera!

* Guido Miglioli, Una storia e un'idea, Tipografía Accame, Turín, 1936. (N. de R.).

www.gramsci.org.ar