"Los intereses creados" de Benavente en el Balbo. Los hombres son fantoches que se mueven por el mundo y operan guiados por los hilos de los intereses. Sobre este común tema de la filosofía popular, Benavente ha tejido su comedia; le ha dado un color de novedad, introduciendo en la escena las máscaras del teatro italiano, Polichinela, Arlequín, Balanzone, Colombina; los hombres fantoches aparecen, representados por tipos de fantoches, hombres creados por el teatro del arte. La intriga es también común: de cómo un bribón aventurero logra combinar un matrimonio determinando una serie de intereses constituidos en torno a la fortuna de su amigo-patrón. Pero el matrimonio es de amor: existen por lo tanto otros hilos, otros intereses que hacen mover a los hombres y les dan su dignidad. Tres actos leves, graciosos, sin pretensiones que fueron recibidos con agrado por el no muy numeroso público.

(Julio 27 de 1920).

www.gramsci.org.ar