"La ragione degli altri" [La razón de los otros] de Pirandello, en el Carignano. La casa está donde están los hijos. La convivencia familiar no puede estar fundada sobre el código, no puede estar fundada sobre las ideas convencionales del deber, no puede estar fundada sobre motivos sentimentales de piedad; un sólo lazo existe, elemental y por ello constante e incoercible, los hijos y sólo donde están los hijos existe la casa...

La lógica de este principio (llevado hasta el absurdo: los hijos aun cuando de otra mujer; la maternidad, aun cuando sea... tomada en préstamo) sustancia estos tres actos de Pirandello. Pirandello abandona los motivos literarios, los motivos... filosóficos de intriga y de conversación dramática y apoya el desenvolvimiento de la acción sobre un motivo primordial de humanidad, la más profunda e instintiva. El drama se revela atroz e impresionante en el tercer acto: están de frente dos mujeres que se disputan una niña, una para defender su maternidad, no para conservar un amante; la otra para tener en la casa la hija de su marido, aparecer ante su marido como madre y con esta ilusión de maternidad reconstruir o construir la familia, dar al amor una moral. Lucha atroz, cruel, porque la madre deberá renunciar a su hija para asegurarle un porvenir, el nombre del padre, una riqueza, una casa; drama representado sin alcahueterías oratorias, sin debilitamientos, sin escenas grandilocuentes y por eso dirigido directamente a golpear contra todos los hábitos sentimentales del público, que resiste con aspereza todos los prejuicios pequeño burgueses. Pero Pirandello, ¿ha logrado acaso expresar el drama en toda su plenitud? En los dos primeros actos se tiene la impresión penosa del esfuerzo, del tormento sin salida, que se dilata en la dirección, en la prolija insistencia en los detalles inútiles; el motivo fundamental está vagamente señalado no conduce y no indica el desarrollo de la acción. El tercer acto aparece como una revelación demasiado cruda, demasiado ofensiva al... buen gusto y a las buenas maneras.

El drama no se repite.

(Enero 13 de 1920)

www.gramsci.org.ar