"La principessa" [La princesa] de Géraldy, en el Carignano. Susana, princesa, ama a Jorge Enrique, rey. Jorge Enrique, rey, ama a Susana, princesa. Ante el mundo, la corte y el estado civil Susana es la hermana de Jorge Enrique. Pero Jorge Enrique no es hermano de Susana más que en el estado civil; él es un intruso en el reino y en la dinastía, es el fruto de un adulterio de la primera mujer del padre de Susana y únicamente para evitar el escándalo clamoroso y para no manchar la memoria de una reina, se le ha transmitido el poder. Jorge Enrique podría por lo tanto amar a Susana y Susana amar a Jorge Enrique: en cambio Susana se casa con un príncipe de... Imbritch.

Todo este enredo está desarrollado en su exterioridad superficial. El conflicto está presentado con las fases salientes de arrebatos, despechos, groserías, revelaciones externas. El drama está encuadrado en el ceremonial y la razón de estado, está reducido a un episodio burgués o pequeño-burgués. Sí, es cierto, es doloroso que un amor legítimo, ante la inocencia de las flores y de los astros, deba sacrificarse a la razón de estado, pero este sacrificio puede costar una lagrimilla, puede determinar también una desgarradura bastante cruel para los hábitos de la vida cotidiana, sin embargo no hace aflorar de la íntima humanidad ningún grito de poesía, no produce ninguna laceración vital. Géraldy imagina los reyes modernos muy distintos de los héroes clásicos; son indispensables en el enredo para justificar el enredo mismo, para justificar los motivos del drama, pero los motivos han exigido como actores del conflicto a personas reales, han quedado inertes en la fantasía, han permanecido en la fase de la invención; las personas reales no sienten el drama más de lo que lo sienten dos cónyuges almaceneros, enflaquecidos en el ejercicio de su profesión, vueltos tiernos y patéticos de temperamento ante el espectáculo permanente de las provisiones del almacén, que, para distraerse, leen una traducción popular de Sófocles. Géraldy ha trabajado con cuidado y atención literaria solamente la forma escénica externa, de manera do presentar al público una cosita muy gentil y agradable, que ha tenido buen éxito de aplausos y también y muy especialmente por la representación cuidadosa y viva de Carini, de la Gentilli y de Sanmarco.

(Enero 3 de 1920)

www.gramsci.org.ar