Los sobrinitos del padre Bresciani. Prehistoria el moderno brescianismo.

24- [I nipotini del padre Bresciani] Examen de una gran parte de la literatura de ficción italiana, especialmente de esta última década. La prehistoria del moderno Brescianesimo: 1ro.) Antonio Beltramelli, con los Hombres Rojos, el CaballeroMostardo etc.; 2do.) Polifilo (Luca Beltrami), con diferentes historias sobre Casate Olona; 3ro.) la literatura bastante amplia, más técnicamente de "sacristía", generalmente poco conocida y estudiada, en la cual se confiesa abiertamente su carácter propagandístico. A medio camino entre la literatura de "sacristía" y el brescianismo laico están las novelas de Giuseppe Molteni, de las cuales solo conozco el Ateo. La aberración moral de este libro es típica: en él se refleja el escándalo Don Riva - Sor Fumagalli. El autor va muy lejos para decir que [precisamente] dado a su condición de sacerdote, ligado al voto de castidad, debe apiadarse con Don Riva (que ha violentado y contagiado alrededor de 30 niñas) y cree que puede compararse esta masacre, como moralmente equivalente, al vulgar adulterio de un socialista ateo. Molteni es un hombre muy conocido en el mundo clerical: fue un crítico literario y columnista de toda una serie de diarios y de periódicos católicos.

El Brescianesimo laico asume cierta importancia en la posguerra y se está convirtiendo cada vez más en la "escuela" literaria predominante y oficial.

Ugo Ojetti, Mi hijo ferroviario. Características generales de la literatura de Ojetti. Sus diversas posiciones ideológicas. Escritos sobre Ojetti, de Giovanni Ansaldo, en la revista donde colaboraba Ansaldo. Pero la manifestación más típica de Ugo Ojetti es su carta abierta al padre Rosa, publicado en el "Pègaso" y reproducida en la "Civiltà Cattolica" con comentario del padre Rosa. Ojetti, tras el anuncio de la exitosa reconciliación entre la Iglesia y el Estado no sólo estaba convencido de que ahora todas las manifestaciones intelectuales italianas serían controladas según un estrecho conformismo católico y clerical, sino que ya se había adaptado a esta idea y se dirigía al padre Rosa con un estilo untuosamente adulador de los merecimientos culturales de la Compañía de Jesús para implorar una "justa" libertad artística. No se puede decir, a la luz de los acontecimientos posteriores (discursos del jefe del gobierno) si es más indigna la postración de Ojetti o más cómica la segura arrogancia del padre Rosa, que en cualquier caso, dio una lección de carácter a Ojetti, a la manera de los jesuitas, ya se comprende. El caso Ojetti era típico desde varios puntos de vista: pero la cobardía intelectual del hombre destaca sobre todo.

Alfredo Panzini – desde la prehistoria con algunos temas de la Linterna de Diógenes (el episodio del lívido puñal por ejemplo). Il padrone sono me, El mundo es redondo y casi todos los libros de la última década. En el reciente día del sol y grano véase la sentencia de f. Palacios ya anotados. En la vida de Cavour una sugerencia a los padres los bancos realmente alucinante. Literatura-histórica que Panzini debe examinarse desde la perspectiva de Brescianesimo secular. Episodio Croce-Panzini, divulgado recientemente en la 'crítica', es un caso de activismo social personal, así como literaria.

Salvator Gotta en su "Ciclo de los Vela"* debe recaer específicamente en el brescianismo, así como [genéricamente] a lo largo de toda su producción.

* Familia italiana, vicisitudes de su vida en los últimos 100 años.

Margherita Sarfatti y el Palazzone. Cfr. la nota anterior sobre sus "travesuras". Sobre este punto habría bastante para entretenerse: recordar el episodio legendario de Dante y la prostituta de Rimini (?) mencionado en la colección Papini (Carabba) de leyendas y anécdotas sobre Dante; para decir que de "travesuras" puede hablar el hombre y no la mujer; recordar la expresión de Chesterton en Nueva Jerusalén sobre la llave y la cerradura a propósito de la lucha entre los sexos: para decir que el "punto de vista" de la llave no puede ser que de la cerradura. Recordar que g. Bellonci, el "fino" conocedor de las cosas artísticas y que coquetea gustoso con la preciada erudición (barata), para destacarla entre el periodiquismo, es natural que la virgen Fiorella piense en travesuras.

Mario Sobrero, Pietro e Paolo, puede reinsertarse en el cuadro general para el claroscuro.

Francesco Perri, Los emigrantes. ¿Este Perri no es el Paolo Albatrelli de Los conquistadores? Tener también en cuenta, de todos modos, Los conquistadores. Los emigrantes: la característica más llamativa es la tosquedad, pero no la tosquedad de un principiante ingenuo, que en este caso podría ser el material no elaborado, pero que puede llegar a serlo, sino una tosquedad opaca, material, no de primitivo sino de decadente. Novela realista (ver el art. de Perri en Fiera literaria); ¿pero puede existir "realismo" no historicista? El realismo en sí mismo es una continuación de la antigua novela histórica en el entorno del historicismo moderno (del siglo XIX). En Los emigrantes no hay ninguna referencia cronológica. ¿Esto es algo casual? No parece. Dos referencias genéricas: el fenómeno de la emigración meridional que tenía un discurso histórico y un intento de invasión de sus tierras señoriales (usurpadas) que también puede ser [de hecho] incluida en una época determinada. Históricamente el fenómeno migratorio ha creado una ideología que está ligada al fenómeno de esporádicos intentos [pero endémicos] de invasiones de tierras antes de la guerra (totalmente distinto es el movimiento del 19-20, que se generaliza, y que implica una organización implícita en la combatividad meridional). En Los emigrantes, uno y otro fenómeno se reflejan de modo crudo, brutal, sin preparación ni genérica ni específica, de modo mecánico. Es evidente que Perri conoce el ambiente popular campesino calabrés no inmediatamente, por experiencia sentimental y psicológica directo, sino a través de viejos estereotipos regionalísticos (si él es el Albatrelli debe tener en cuenta sus orígenes políticos). El hecho de la ocupación de las tierras en Pandure viene de los intelectuales, sobre base legal, y se termina en la nada, como si no hubiese ni siquiera rozado las costumbres de un pueblo patriarcal. Puro mecanismo. Lo mismo que la emigración. Esta aldea de Pandure, con la familia de Rocco Blefasi, es (para decirla con una frase de Leonida Rèpaci) un pararrayos de todos las desgracias.

Insistencia en los errores de las palabras, es típica del brescianismo. Las "caricaturas" (il Galeoto*, etc.) lamentables. La falta de historicidad es "buscada" para poder meter en una misma bolsa, confusamente, a todos los motivos folkloristas en general, que en realidad son demasiados distintos, tanto en el tiempo como en el espacio.

*Galeote: esclavo remero en las galeras

Leonida Rèpaci, El último Cireneo*. Se puede ver como se han entretejido los hilos.

* Según los evangelios: persona obligada a llevar la cruz destinada a Jesús hasta el Calvario.

Umberto Fracchia. No he leído nada: pero me parece que en Angela Maria existen elementos que corresponden a este cuadro. En el armado general ocupan el primer plano Ojetti-Beltrametti-Panzini. El carácter jesuitesco es [en ellos] más llamativo y más importante es el puesto que ocupan en la evaluación más corriente (así como por cierto reconocimiento oficial: Beltrametti y Panzini en la Accademia). Ver libros de divulgación crítica (típico debe ser el reciente libro de Camillo Pellizzi). (Continúa ).

 

www.gramsci.org.ar