-49- La observación contenida en la Sagrada Familia, respecto a que el lenguaje político francés equivale al lenguaje de la filosofía clásica alemana, ha sido "retomada" poéticamente por Carducci en la expresión: "Decapitaron, Emmanuel Kant, a Dios; Maximiliano Robespierre, al rey". A propósito de esta aproximación carducciana entre la política práctica de Robespierre y el pensamiento especulativo de Kant, registra Croce una serie de "fuentes" filológicas muy interesantes, pero que para él tienen una significación puramente filológica y cultural, sin ningún sentido teórico y "especulativo". Carducci logró el motivo de Enrique Heine (tercer libro de Zur Geschichte der Religion und Philosophie in Deutschland, de 1834). Pero la aproximación de Robespierre a Kant no es original de Heine. Croce, que ha investigado el origen de la aproximación, escribe haber hallado un lejano indicio en una carta del 21 de julio de 1795, de Hegel a Schelling,* desarrollado luego en las lecciones que el propio Hegel dictó sobre historia de la filosofía y filosofía de la historia. En las Lecciones de historia de la filosofía; dice Hegel que la "filosofía de Kant, Fichte y Schelling contiene en forma de pensamiento la "revolución" hacia la cual ha avanzado el espíritu en Alemania en los últimos tiempos; se trata de una gran época de la historia universal, de la cual "sólo dos pueblos han tomado parte: los alemanes y los franceses, por opuestos que sean entre sí y precisamente porque son opuestos"; en Alemania el nuevo principio "ha hecho irrupción en forma de espíritu y concepto", en Francia, en cambio, "como realidad efectiva".** En las Lecciones de filosofía de la historia, Hegel explica que el principio de la voluntad formal, de la libertad abstracta, según él "la simple unidad de la autoconciencia y del yo, es la libertad absolutamente independiente y la fuente de todas las determinaciones universales", "es entre los alemanes tranquila teoría, pero los franceses quieren realizarla prácticamente".***

* Contenida en Briefe von and an Hegel, Leipzig, 1887, t. I, pp. 14-16.

** Cfr. Vor über die Geschichte d. Philos., Berlín, 1844, HI, p. 485.

*** Vor. über die Philos. der Geschichte, Berlín, 1848, pp. 531-2.

Este pasaje de Hegel es, por lo que parece, parafraseado en La sagrada familia, donde se defiende una afirmación de Proudhon contra Bauer; y si no se la defiende, se la explica según este canon hermenéutico hegeliano. Pero el pasaje de Hegel parece bastante más importante como "fuente" del pensamiento expresado en las Tesis sobre Feuerbach: "Los filósofos han explicado el mundo, y se trata ahora de transformarlo", es decir, que la filosofía debe devenir política para realizarse, para continuar siendo filosofía; la "tranquila teoría" debe "realizarse prácticamente", debe convertirse en "realidad efectiva". Pero también como fuente de la afirmación de Engels de que la filosofía clásica alemana tiene como heredero legítimo al pueblo alemán * y, finalmente, como elemento para la teoría de la unidad de la teoría y de la práctica.

* En el texto de Engels en vez de "pueblo alemán" dice "movimiento obrero alemán". (N. de la R.).

A. Ravà, en su libro Introducción al estudio de la filosofía de Fichte (Módena, Formiggini, 1909, pp. 6-8 n.) observa a Croce que ya en 1791, Baggesen, en una carta a Reinhold, aproximaba ambas revoluciones; que el escrito de Fichte de 1792 sobre la Revolución Francesa está animado de este sentido de afinidad entre la labor de la filosofía y el acontecimiento político, y que en 1794 Schaumann desarrolla particularmente esta comparación, haciendo notar que la revolución política de Francia "hace sentir desde lo externo la necesidad de una determinación fundamental de los derechos humanos" y "la reforma filosófica alemana muestra desde lo interno los medios y el camino por los cuales y sólo a través de los cuales esta necesidad puede ser satisfecha", y también que el mismo parangón daba motivo en 1797 a un escrito satírico contra la filosofía kantiana. Ravà concluye que la "comparación se hallaba en la atmósfera".

El parangón ha sido repetido muchísimas veces en el siglo XIX (por Marx, por ejemplo, en la Crítica a la filosofía del derecho de Hegel) y "dilatado" por Heine. En Italia, algunos años antes de Carducci, se lo halla en una carta de Bertrando do Spaventa con el título de Paolottismo, positivismo e razionalismo, publicada en la Rivista Bolognese de mayo de 1868 y reimpresa en los Scritti filosofici (Ed. Gentile, p. 301). Croce concluye haciendo reservas sobre la comparación en cuanto "afirmación de una relación lógica e histórica". "Porque si es verdad que al Kant jusnaturalista responde bastante bien, en el campo de los hechos, la Revolución Francesa, también es verdad que ese Kant pertenece al siglo XVIII, que precedió e informó a dicho movimiento político; pero junto a ello se halla el Kant que abre el porvenir, el Kant de la "síntesis a priori', que es el primer anillo de una nueva filosofía, que sobrepasa a la que se encarnó en la Revolución Francesa". Se comprende esta reserva de Croce, la cual, sin embargo, es impropia e incongruente, puesto que las mismas citas que Croce hace de Hegel muestran que no se trata del parangón concreto de Kant con Robespierre, sino de algo más extenso y comprensivo, del movimiento político francés en su conjunto y de la reforma filosófica alemana en su conjunto. Que Croce sea partidario de las "tranquilas teorías" y no de la "realidad efectiva"; que una reforma de "ideas" y no una reforma en acto le parezca lo fundamental, se comprende. En tal sentido la filosofía alemana ha influido en Italia, en el período del Resorgimento, con el "moderantismo" liberal (en el sentido más estrecho de "libertad nacional"), aun cuando en De Sanctis se sienta la impaciencia ante esta posición "intelectualista", como lo demuestra su paso a la izquierda y algunos de sus escritos, especialmente Ciencia y vida, y sus artículos sobre el verismo [realismo extremo en las obras de arte], etc. Es preciso rever toda esta cuestión, volviendo a estudiar las referencias dadas por Croce y Ravà, buscando otras, para encuadrarlas en el problema de la traductibilidad de los lenguajes, es decir: que dos estructuras fundamentalmente similares tienen superestructuras "equivalentes" y recíprocamente traducibles, cualquiera sea su lenguaje particular y nacional. De ello tenían conciencia los contemporáneos de la Revolución Francesa, lo cual es de sumo interés.*

Las notas de Croce sobre la comparación carducciana entre Robespierre y Kant han sido publicadas en la 2a serie de las Conversaciones críticas, 292 y ss.

 Cfr. Cuaderno 8 (XXVIII), pp. 65-66.

 

 www.gramsci.org.ar