CARTA A JULIANO GRAMSCI

[Fecha indeterminada; L.C. 899]

Caro Julik,

he recibido con mucho entusiasmo tus nuevos dibujos: se ve que estás alegre, y, por tanto, creo que estás bien de salud. Pero dime: ¿sabes hacer también dibujos que no sean en broma? O sea, ¿sabes dibujar seriamente para conseguir dibujos de burlas? No me has dicho si en la escuela te enseñan dibujo y si te gusta también dibujar "en serio". Yo dibujaba mucho cuando era niño, pero mis dibujos eran más bien ejercicios de paciencia; nadie me había enseñado. Reproducía los dibujos y los cuadritos de un periódico de niños, agrandándolos. También intentaba reproducir los colores fundamentales con un sistema mío no difícil, pero que requería mucha paciencia. Todavía recuerdo un cuadrito que me costó por lo menos tres meses de trabajo: un pequeño campesino vestido de fiesta se había caído en una tina llena de uva preparada para pisar, y una campesina redonda y regordeta lo miraba entre asustada y divertida. El cuadrito pertenecía a una serie de aventuras cuyo protagonista era un terrible macho cabrío (Barbabucco), el cual, embistiendo de repente y a traición, mandaba por el aire a sus enemigos o a los chicos que le hubieran molestado. Las conclusiones eran siempre divertidas como en el caso de mi cuadro. Me divertía mucho ampliar el dibujo: medidas con regla y compás, pruebas, nuevas pruebas a lápiz, etc. Mis hermanos y mis hermanas me miraban y se reían, pero preferían correr y gritar, y me dejaban con mis ejercicios.

Caro Iulik, te beso.

 

http://www.gramsci.org.ar