MAQUIAVELO. SOCIOLOGÍA Y CIENCIA POLÍTICA

(ver los parágrafos sobre el Ensayo popular) **

* Véase Benedetto Croce, Conversazione critiche, serie IV, Bari, Laterza, 1932, pp. 143-146. [E.].

* Gramsci se refiere aquí a Nicolai Bujarin y a su libro Teoría del materialismo histórico. Ensayo popular de sociología marxista, del cual existe edición en español. Cfr. Cuadernos de Pasado y Presente, México, 1977, número 31. Debemos recordar que este libro, que durante años fue el texto filosófico básico de formación en el marxismo de la Tercera Internacional, motivó un análisis exhaustivo de Gramsci que fue incorporado inicialmente en Il materialismo storico e la filosofia di Benedetto Croce. En español, las criticas de Gramsci a Bujarin están incorporadas como apéndices del volumen arriba citado. [E.]

El éxito de la sociología está en relación con la decadencia del concepto de ciencia política y de arte político que tiene lugar en el siglo XIX (con más exactitud, en la segunda mitad, con la proliferación de las doctrinas evolucionistas y positivistas). Lo que hay de realmente importante en la sociología no es otra cosa que ciencia política. "Política" se convierte en sinónimo de política parlamentaria o de pandillas personales. Existe la convicción de que con las constituciones y los parlamentos se inició una época de "evolución natural" y que la sociedad encontró sus fundamentos definitivos porque eran racionales. He allí por qué la sociedad puede ser estudiada por el método de las ciencias naturales. Empobrecimiento del concepto de estado que se deriva de este modo de ver. Si ciencia política significa ciencia del estado y estado es todo el complejo de actividades prácticas y teóricas con las que la clase dirigente no sólo justifica y mantiene su dominio, sino también logra obtener el consenso activo de los gobernados, es evidente que todas las cuestiones esenciales de la sociología no son sino las cuestiones de la ciencia política. Si queda algún residuo, sólo puede estar constituido por problemas falsos, es decir vacuos. Por lo tanto, la cuestión que se le planteaba al autor del Ensayo popular era la de determinar el tipo de relaciones que podía existir entre la ciencia política y la filosofía de la praxis, la cuestión de si entre las dos existe identidad (afirmación insostenible, o sostenible sólo desde el punto de vista del positivismo más grosero) o si la ciencia política es el conjunto de principios empíricos o prácticos que se deducen de una más vasta concepción del mundo o filosofía propiamente dicha, o si esta filosofía es sólo la ciencia de los conceptos o categorías generales que nacen de la ciencia política, etc. Si es verdad que el hombre sólo puede ser concebido como hombre históricamente determinado, es decir que se ha desarrollado y vive en ciertas condiciones, en un determinado complejo social o conjunto de relaciones sociales, ¿puede concebirse a la sociología únicamente como el estudio de estas condiciones y de las leyes que regulan su desarrollo? Ya que no puede prescindirse de la voluntad y de la iniciativa de los mismos hombres, este concepto no puede menos que ser falso.

El problema que debe ser planteado es el de la propia "ciencia". La ciencia, ¿no es ella misma "actividad política" y pensamiento político en la medida en que transforma a los hombres, los vuelve diferentes de lo que eran antes? Si todo es "político", para no caer en una fraseología tautológica y vacua es preciso distinguir con nuevos conceptos la política que corresponde a la de aquella ciencia a la que tradicionalmente se llama "filosofía", de la política que se llama ciencia política en sentido estricto. Si la ciencia es "descubrimiento" de realidades antes ignoradas, ¿estas realidades no son concebidas, en cierto sentido, como trascendentes? ¿Y no se piensa que existe aun algo "ignoto" y por lo tanto trascendente? El concepto de "ciencia" como "creación", ¿no significa también el concepto de ciencia como "política"? Todo consiste en ver si se trata de una creación "arbitraria" o racional, es decir "útil" a los hombres para ampliar su concepto de la vida, para volver superior (desarrollar) a la propia vida.

(1933.)

www.gramsci.org.ar