"Economía pura" *. 1) Al releer el libro de Pantaleoni se comprenden mejor los motivos de las abundantes escribidurías de Ugo Spirito.

2) La primera parte del libro, donde se estudia el postulado hedonístico, podría servir más adecuadamente como introducción a un refinado manual de arte culinaria, o a un manual, todavía más refinado, acerca de las posiciones de los amantes. Es una lástima que los escritores de arte culinario no estudien economía pura, porque con los subsidios de los gabinetes de sicología experimental y con los métodos estadísticos podrían llegar a estudios mucho más completos y sistemáticos que los corrientemente difundidos; lo mismo puede decirse de la actividad científica, más clandestina y esotérica, que se esfuerza por elaborar el arte de los goces sexuales.

* Principi di economia pura, de M. Pantaleoni, nueva ed., 1931, Treves-Treccani-Tumminelli.

3) La filosofía de Pantaleoni es el sensismo del siglo XVII, desarrollado en el positivismo del siglo XIX: su "hombre" es el hombre en general, en sus premisas abstractas, el hombre de la biología, un conjunto de sensaciones dolorosas o placenteras, el cual, empero, se convierte en el hombre de una forma social determinada cada vez que se pasa de lo abstracto a lo concreto, o sea, cada vez que se habla de economía, y no de ciencia natural en general. El libro de Pantaleoni sí que se puede llamar una "obra materialista" en sentido "ortodoxo" y científico.

4) Estos "economistas puros" sitúan el origen de la ciencia económica en el descubrimiento, hecho por Cantillon, de que la riqueza es el trabajo, la industria humana. Pero cuando intentan hacer ciencia ellos mismos, se olvidan de los orígenes y se ahogan en la ideología que fue la primera en desarrollar el descubrimiento inicial con sus métodos propios. No desarrollan de los orígenes el núcleo positivo, sino el aura filosófica vinculada al mundo cultural de la época, aunque este mundo haya sido criticado y superado por la cultura posterior.

5) ¿Con qué habría que sustituir el llamado "postulado hedonístico" de la economía "pura" en una economía critica e historicista? La descripción del "mercado determinado", o sea, la descripción de la forma social determinada, del todo en contraposición a la parte, del todo que determina en tal o cual medida determinada el automatismo y el conjunto de uniformidades y regularidades que la ciencia económica intenta describir con la mayor exactitud, completitud y precisión. ¿Puede probarse que ese planteamiento de la ciencia económica es superior al de la economía "pura"? Se puede decir que el postulado hedonístico no es abstracto, sino genérico: puede, en efecto, ser premisa no sólo de la economía, sino de toda una serie de operaciones humanas, que no se pueden llamar "económicas" más que ampliando y haciendo enormemente genérica la noción de economía, hasta vaciarla de significación empírica o provocar su coincidencia con una categoría filosófica, como realmente ha hecho Croce.

Hay que fijar con exactitud el punto en el cual se distingue entre "abstracción" y "generización". Los agentes económicos no pueden someterse a un proceso de abstracción por el cual la hipótesis de homogeneidad resulta ser el hombre biológico; ésa no es una abstracción, sino una generización o "indeterminación". La abstracción lo será siempre de una categoría histórica determinada, vista precisamente en cuanto categoría, y no en cuanto individualidad múltiple. El homo oeconomicus está también determinado históricamente, aunque se trate de una determinación global: es una abstracción determinada. En la economía crítica este proceso se realiza poniendo como valor el valor de cambio y no el de uso, y reduciendo, por tanto, el valor de uso al valor de cambio, potencialmente, en el sentido de que una economía de cambio modifica incluso los hábitos fisiológicos y la escala sicológica de los gustos y los grados finales de utilidad, los cuales se presentan así como "superestructuras", y no como datos económicos primarios, objeto de la ciencia económica.

También hay que precisar el concepto de mercado determinado. Cómo ha sido recogido en la economía "pura" y cómo en la economía crítica. Mercado determinado es en la economía pura una abstracción arbitraria, que tiene un valor puramente convencional para fines de análisis pedante y escolástico. Mercado determinado será, en cambio, para la economía crítica el conjunto de las actividades económicas concretas de una forma social determinada, actividades tomadas en sus leyes de uniformidad, o sea, "abstraídas", pero sin que la abstracción deje de estar históricamente determinada. Se abstrae la multiplicidad individual de los agentes económicos de la sociedad moderna cuando se habla de capitalistas, pero es que la abstracción se produce precisamente en el marco histórico de una economía capitalista, y no en el de una genérica actividad económica que abstraiga en sus categorías de todos los agentes económicos aparecidos en la historia mundial, reduciéndolos genérica e indeterminadamente al hombre biológico.

Se puede preguntar si la economía pura es una ciencia o si es "alguna otra cosa", aunque se mueva con un método que, en cuanto método, tiene su rigor científico. La teología muestra que existen actividades de este género. También la teología parte de una cierta serie de hipótesis y luego construye sobre ellas todo un macizo edificio doctrinal sólidamente coherente y rigurosamente deducido. Pero ¿es con eso la teología una ciencia? Einaudi * escribe que la economía es "una doctrina que tiene la misma índole de las ciencias matemáticas y físicas (afirmación, obsérvese, que no tiene ningún vínculo necesario con la tesis de que en su estudio es necesario o útil el empleo del instrumento matemático", pero sería difícil demostrar coherente y rigurosamente esa afirmación. El mismo concepto ha sido formulado por Croce * * con las palabras: "La Economía no cambia de naturaleza cualesquiera que sean las ordenaciones sociales, capitalistas o comunistas, cualquiera que sea el curso de la historia, del mismo modo que no cambia de naturaleza la aritmética por el hecho de que varíen las cosas que hay que enumerar". Por de pronto, me parece que no hay que confundir la matemática con la física. Se puede decir que la matemática es una ciencia puramente "instrumental", complementaria de toda una serie de ciencias naturales "cuantitativas", mientras que la física es una ciencia inmediatamente "natural". Con la matemática puede compararse la lógica formal, con la cual, por lo demás, la matemática superior se ha unificado en muchos aspectos. ¿Se puede decir lo mismo de la economía pura? La discusión es aún viva y no parece que esté terminándose. Por lo demás, ya hoy no hay gran compacidad entre los llamados economistas puros. Para algunos la única economía pura es la hipotética, que plantea sus demostraciones empezando por un -"suponiendo que"; o sea: es economía pura también la que hace abstractos o generaliza todos los problemas económicos históricamente propuestos. Para otros, en cambio, economía pura es exclusivamente aquella que puede deducirse del principio económico o postulado hedonista, o sea, la que abstrae completamente de toda historicidad y presupone sólo una genérica "naturaleza humana" igual en el tiempo y en el espacio. Pero si se tiene en cuenta la carta abierta de Einaudi a Rodolfo Benini, publicada en los Nuovi Studi hace algún tiempo, se aprecia que la posición de los economistas puros es vacilante e insegura. (C. XXXIII; I.M.S. 268-271; son dos apuntes.)

* Cfr. "Ancora intorno al modo di scrivere la stoira del dogma economico", en Riforma Sociale de mayo-junio de 1932.

** Critica. enero de 1931.

www.gramsci.org.ar