CARTA A TATIANA SCHUCHT

[Cárcel de Turi, 14-III-1933; L.C. 761]

Carissima Tania,

no te escribo más que unas pocas palabras. El mismo martes pasado, a primera hora de la mañana, al levantarme de la cama, me caí al suelo sin conseguir ya levantarme con mis propios medios. Todos estos días me he quedado en cama, con mucha debilidad. El primer día tuve un cierto estado de alucinación, si así puede decirse, y no conseguía relacionar ideas con ideas, ni las ideas con las palabras adecuadas. Todavía sigo débil, pero menos que aquel día. Te ruego que vengas a verme en cuanto te concedan una visita después de esta carta, porque querría hablarte de un proyecto del que he hablado al doctor Cisternino, el cual no lo ha considerado de realización imposible, aunque sí difícil [125 el traslado a una clínica penal]. Quiero hablar de eso contigo, entre otras cosas, porque tengo, la cabeza confusa y tú podrás ayudarme a ordenar las partes del asunto exactamente. Te abrazo tiernamente,

Antonio.

Creo recordar que el doctor Cisternino ha calificado mi crisis de anemia cerebral y debilidad cerebral.

http://www.gramsci.org.ar