Carta de Manuilski a Gramsci

21 de octubre de 1926

Querido amigo:

Me permito escribirle esta carta porque el compañero Ercoli, después de haber recibido su carta al comité directivo del PCR me puso al corriente de la cuestión y me pidió mi consejo. Advertí que su carta fue escrita antes de saber que nuestra oposición había capitulado. Usted ha seguido la polémica de nuestra prensa así como las noticias alarmantes publicadas en la prensa burguesa y por las diferentes agencias (Stefani), y apreció la situación tal como la veía desde Italia. Si yo hubiera estado en su lugar, lejos de toda fuente de informaciones, la habría apreciado de la misma manera. Y usted, en Italia, está en una situación excepcional. Ningún periódico comunista de otros países llega legalmente a su país.

Cuando la aprecio a partir de la prensa burguesa, advierto claramente que la situación del PCR está pintada sombríamente. Creemos aquí que cometimos un error al dejar a ustedes sin una información regular a propósito de la cuestión rusa. Hemos decidido ahora reparar ese error y dentro de pocos días se acercará a ustedes un compañero encargado de darles un cuadro exacto de la situación. Y en el futuro me sentiré muy complacido si ustedes me escriben pidiéndome las noticias que les interesan. Ahora quisiera decirle algunas palabras sobre la situación en Rusia. Le ruego que me crea que no se trata de un optimismo oficial, sino de la situación tal cual es.

1. Nunca fue más fuerte que ahora el poder de los sóviets y la dictadura del proletariado. Están arraigados en el espíritu de la población trabajadora tan profundamente que ninguna oposición podrá quebrantarlos. Estamos tan "estabilizados" como el régimen capitalista de Europa occidental e incluso más firmemente.

2. Nunca la oposición sufrió una derrota más lamentable que la del mes pasado. Si ha capitulado, no fue porque se ejerciera contra ella medidas disciplinarias, sino porque enfrentaba en nuestro partido tal resistencia en la base que comprendió que por varios años le resultaría imposible conmover al partido.

3. Todo el mundo aquí, e incluso la oposición, advierte en qué vía se ha orientado y la "impasse" en que se encontraba. Ahora es evidente que salir del comité anglorruso fue una táctica estúpida. Asimismo en cuanto a los problemas internos rusos: Los peligros señalados por la oposición han sido advertidos claramente por nuestro partido, hasta en su base, tomando las medidas correspondientes. Basta ver la política impositiva para comprender que el kulak está tan amordazado como un perro. Por lo demás en el ejecutivo ampliado tendremos la ocasión de ofrecerle todas las pruebas.

Por eso, querido amigo, le ruego que comunique a todos los compañeros del buró político que no existe ningún peligro de escisión en el PCR. Comprendo vuestras inquietudes pero las cosas aquí marchan bien. Ustedes tendrán la oportunidad de convencerse cuando vengan al ejecutivo ampliado.

Les envío a todos mis saludos más cordiales y sinceros.

D. MANUILSKI

http://www.gramsci.org.ar