¿QUE HACER?

[Esta carta, que el seudónimo de Giovanni Masci con que está firmada atribuye con certeza a Gramsci, fue enviada desde Moscú al periódico Voce della Gioventú, de Milán, que, en el período de la más dura represión anticomunista sustituía al órgano oficial de la Federación Juvenil Comunista (suprimido al igual que los demás periódicos del partido) y que la publicó el 19 de noviembre de 1923. Se trata de un texto de gran importancia y preanuncia la correspondencia en torno a la formación del nuevo grupo dirigente del partido.]

Estimados amigos de la Voce:

En el número 10 (15 de septiembre) de la Voce, he leído la interesante discusión entre el compañero G.P. de Turín y el compañero S.V. ¿Está cerraría ya la discusión? ¿Puede solicitarse que siga abierta por muchos números más y que se invite a todos los jóvenes obreros de buena voluntad a que participen en ella expresando su opinión con sinceridad y honestidad intelectual?

Cómo debe plantearse el problema

Comienzo yo y afirmo sin más que, a mi entender por lo menos, el compañero S.V. no ha planteado bien el problema y por eso cae en algunos errores gravísimos aún desde su propio punto de vista.

¿Por qué fue derrotada la clase obrera italiana? ¿Por qué no tenía unidad? ¿Por qué el fascismo logró derrotar no sólo física sino también ideológicamente al partido socialista, que era el partido tradicional del pueblo trabajador italiano? ¿Por qué el partido comunista no se desarrolló rápidamente en los años 1921-1922 ni tampoco logró agrupar a su alrededor a la mayoría del proletariado y e las masas campesinas?

El compañero S.V. no se plantea estas preguntas. Él responde a todas las angustiosas inquietudes que se manifiestan en la carta del compañero G.P. afirmando que hubiera bastado con la existencia de un verdadero partido revolucionario y que su organización futura bastará en adelante, cuando la clase obrera haya recuperado la posibilidad de movimiento. ¿Pero es verdad todo esto o, al menos, en qué sentido y dentro de qué límites es verdad?

El compañero S.V. le sugiere al compañero G.P. que no se debe pensar ya dentro de determinados esquemas sino dentro de otros esquemas que no precisa. Es necesario hacerlo. Y he aquí lo que resulta indispensable hacer de inmediato, lo que debe ser el "inicio" del trabajo para la clase trabajadora: una despiadada autocrítica de nuestra debilidad. Es necesario comenzar preguntándonos por qué perdimos, qué éramos, qué queríamos, adónde pretendíamos llegar. Pero antes es preciso hacer también otra cosa (siempre se descubre que el inicio tiene otro inicio): es necesario fijar los criterios, los principios, las bases ideológicas de nuestra propia crítica.

¿Tiene la clase obrera una ideología propia?

¿Por qué los partidos proletarios italianos siempre fueron débiles desde el punto de vista revolucionario? ¿Por qué fracasaron cuando debían pasar de las palabras a la acción? No conocían la situación en que debían actuar, no conocían el terreno en que hubieran debido dar la batalla. Piensen que en más de treinta años de vida, el partido socialista no produjo un solo libro que estudiara la estructura económico-social de Italia. No existe un libro que estudie a los partidos políticos italianos, sus vinculaciones de clase, el significado que asumen. ¿Por qué el reformismo se había radicado tan profundamente en el valle del Po? ¿Por qué el partido popular, católico, tiene más éxito en la Italia septentrional y central que en la Italia del Sur, donde sin embargo la población es más atrasada y entonces debería seguir más fácilmente a un partido confesional? ¿Por qué en Sicilia son autonomistas los grandes propietarios de tierras y no los campesinos, mientras que en Cerdeña son autonomistas los campesinos y no los grandes propietarios? ¿Por qué es en Sicilia y no en otras regiones donde se ha desarrollado el reformismo de los De Felice, Drago, Tasca di Cuto y compañía? ¿Por qué en la Italia del Sur hubo una lucha armada entre fascistas y nacionalistas que no existió en otras regiones? Nosotros no conocemos Italia. Peor todavía, no tenemos los instrumentos adecuados para conocer Italia tal como es realmente, y entonces nos encontramos en la casi imposibilidad de formular previsiones, de orientarnos, de establecer líneas de acción con una cierta probabilidad de acierto. No existe una historia de la clase obrera italiana. No existe una historia de la clase campesina. ¿Qué importancia tuvieron los hechos de Milán de 1898? ¿Qué enseñanza proporcionan? ¿Qué importancia tuvo la huelga de Milán de 1904? ¿Cuántos obreros saben que entonces, por primera vez, se afirmó explícitamente la necesidad de la dictadura proletaria? ¿Qué significado tuvo en Italia el sindicalismo? ¿Por qué tuvo éxito entre los obreros agrícolas y no entre los obreros industriales? ¿Qué valor tiene el partido republicano? ¿Por qué allí donde hay anarquistas también hay republicanos? ¿Qué importancia y qué significado tuvo el fenómeno del tránsito de elementos sindicalistas al nacionalismo antes de la guerra de Libia y la repetición del fenómeno en escala mayor respecto el fascismo?

Basta plantearse estas preguntas para advertir que somos completamente ignorantes, que estamos desorientados. Parecería que en Italia nunca se hubiera pensado, ni estudiado, ni investigado. Parecería que la clase obrera italiana nunca hubiera tenido una concepción propia de la vida, de la historia, del desarrollo de la sociedad humana. Y sin embargo, la clase obrera tiene una concepción propia: el materialismo histórico. Y sin embargo, la clase obrera tuvo grandes maestros (Marx, Engels), que demostraron cómo se examinan los hechos, las situaciones y cómo del examen se extraen las orientaciones para la acción.

He aquí nuestra debilidad, he aquí la principal razón de la derrota de los partidos revolucionarios italianos: no haber tenido una ideología, no haberla difundido entre las masas, no haber fortificado las conciencias de los militantes con certezas de carácter moral y psicológico. ¿Cómo asombrarse entonces de que algún obrero se haya vuelto fascista? ¿Cómo podemos asombrarnos de ello si el mismo S.V. dice en un punto: "Quién sabe si hasta nosotros, convencidos, no podríamos hacernos fascistas?" (Estas afirmaciones no deben formularse ni siquiera en broma, ni siquiera como hipótesis... de propaganda.) ¿Cómo asombrarse de ello, si en otro artículo del mismo número de la Voce se dice: "Nosotros no somos anticlericales"? ¿No somos anticlericales? ¿Qué significa esto? ¿Qué no somos anticlericales en sentido masónico, desde el punto de vista racionalista de los burgueses? Es necesario decirlo, pero también es necesario decir que nosotros, clase obrera, somos anticlericales en cuanto somos materialistas, que nosotros tenemos una concepción del mundo que supera a todas las religiones y a todas las filosofías nacidas hasta ahora en el terreno de la sociedad dividida en clases. Lamentablemente, la concepción no la tenemos, y esta es la razón de todos estos errores teóricos, que luego se reflejan en la práctica y que nos han llevado hasta hoy a la derrota y a la opresión fascista.

¡El inicio. .. del inicio!

¿Qué hacer entonces? ¿Por dónde debemos comenzar? Veamos: a mi parecer, es necesario comenzar justamente por aquí, por el estudio de la doctrina que es propia de la clase obrera, que es la filosofía de la clase obrera, que es la sociología de la clase obrera: por el estudio del materialismo histórico, por el estudio del marxismo. He aquí un objetivo inmediato para los grupos de amigos de la Voce: reunirse, comprar libros, organizar lecciones y conversaciones sobre este tema, formarse criterios sólidos de investigación y de examen y criticar el pasado para ser más fuertes en el futuro y vencer.

La Voce debería, de todas las formas posibles, apoyar este intento, publicando esquemas de lecciones y de conversaciones, dando indicaciones bibliográficas racionales, respondiendo a las preguntas de los lectores, estimulando la buena voluntad de los mismos. Cuanto menos se haya hecho hasta ahora, tanto más necesario es hacer, y con la mayor rapidez posible. Los hechos urgen: la pequeña burguesía italiana, que había depositado en el fascismo sus esperanzas y su fe, cotidianamente ve cómo se derrumba su castillo de naipes. La ideología fascista ha perdido su expansividad y hasta pierde terreno: nuevamente despunta la primera claridad de la mueva jornada proletaria.

GIOVANNI MASCI

http://www.gramsci.org.ar