CARTA A JULIA SCHUCHT

[Moscú, fecha imprecisa, 1923; 2000 11; 25]

Muy querida camarada:

Todavía estaré cierto tiempo atado a Moscú. El Comité Central del Partido Comunista de Italia ha mandado un telegrama anunciando que existe orden de detención contra mí en Italia y que, por el momento, es imposible pasar ilegalmente la frontera. Apenas llegado el telegrama, el miércoles por la mañana, se ha producido una gran confusión porque yo estaba ausente del Lux y ninguno de los italianos sabía adónde me había ido; me han buscado en coche por toda Moscú y se ha avisado de mi desaparición a la G.P.U.A mi vuelta, a las siete, me han recibido casi como a un resucitado. El Presidium de la Internacional, reunido por la noche, ha decidido que me quede aquí hasta nuevas disposiciones.

Me han entregado el miércoles por la tarde, a última hora, su carta... perversa. Le he hecho daño demasiado brutalmente. Verdaderamente he sido un bruto. Todavía tengo que quemar muchas cosas en mi mismo. Me ayudará usted, ¿verdad? Porque hay todavía alguna cicatriz que duele, y hasta tal vez alguna herida que sangra desde que era niño.

Gramsci.

http://www.gramsci.org.ar