CARTA A JULIA SCHUCHT

[Moscú, agosto de 1922; 2000 II; 20]

Querida camarada:

¿Vino a Moscú el 5 de agosto, como me había anunciado? La he esperado tres días. No me he movido de la habitación, por miedo de que pudiera ocurrir como la otra vez. La esperaba porque me sentía, y me siento aún, un poco cansado y desanimado por la espera enervante de la partida, y me habría alegrado (y me alegraría) mucho de poder verla una vez más. ¿No ha estado en Moscú, verdad? Habría venido a verme un momento por lo menos. Quería escribirle en seguida; luego he esperado a que usted me dijera algo. ¿Vendrá pronto? ¿Podré volver a verla? ¿Me equivoco al recordar que tiene usted vacaciones en el mes de septiembre? Espero... Tal vez esté en Moscú una semana todavía, acaso dos, quizá un mes, quizá podamos otra vez hablar algunas horas, y hasta dar juntos algún largo paseo. Escríbame. Todas sus palabras me aprovechan y me dan fuerza (¿ve usted?, soy menos fuerte de lo que creía y de lo que he hecho creer a los demás).

Afectuosamente,

Gramsci.

¿Sabe que casi me he aprendido de memoria el librillo del «Odeialo-Ubezhalo»? [31] [32]

31 Un manual de lengua rusa para extranjeros. Gramsci escribe el nombre en caracteres cirílicos. (Cfr. 2000, 11. 87.)

32 Esta parece ser la primera carta de Gramsci a Julia Schucht.

http://www.gramsci.org.ar